martes, enero 19

201 Años del Natalicio de Poe

El día de hoy se celebra el natalicio del escritor norteamericano Edgar Allan Poe. No veo mucho caso a escribir por aquí algo acerca de él porque seguramente hay por la red cientos de textos que pueden ayudar a entender a este atormentado y talentoso escritor mucho mejor de lo que yo podría intentarlo en un par de párrafos, y el año pasado le dediqué algunas líneas en mi otro blog, así que tampoco le veo caso a repetir algo. Pensaba dejarlo pasar hasta que hace un rato empecé a encontrar algunas notas que informan sobre una tradición que parece haberse, si no roto, por lo menos interrumpido.

desde 1949 todos los años en esta fecha, un misterioso hombre vestido con capa y sombrero negros y portando un bastón con punta de plata, visitaba de madrugada la tumba de Poe. Se servía una copa, la elevaba al aire en actitud de brindar por algo, y se retiraba del lugar, dejando al pie de la tumba media botella de cognac y tres rosas rojas. Año tras año, entre la media noche y las 5.30 de la mañana, el enigmático visitante repetía su ritual. En una nota dejada junto al cognac y las rosas en 1993, el misterioso visitante informaba que "la antorcha sería pasada" a sus dos hijos. Años después se supo, por otra nota, que el hombre falleció en 1998 y desde entonces era uno de sus hijos el que realizaba la tradicional visita.

El día de hoy, un poco después de las 5.30 de la mañana, Jeff Jerome, curador del Museo Casa de Edgar Allan Poe, quien desde hace años mantiene una vigilia a espera del visitante, salió a informar al público y a la prensa que cada año se dan cita para presenciar el ritual, que por primera vez en sesenta años el misterioso visitante no había aparecido. Jerome no cree que fuese a aparecer más tarde en el transcurso del día , pero no parece estar dispuesto a aceptar que se acabó, por lo que informó a la prensa que piensa mantener su vigilia de madrugada al menos por dos o tres años más.

Nunca se ha sabido la identidad del hombre o de su sucesor, ni la razón por la cual dejaba tan singular ofrenda. Se ha especulado que las tres rosas eran un tributo a Poe mismo, su esposa Virginia, y a su suegra, pues los tres estaban enterrados en el mismo lugar. Sobre el brindis y el cognac, nadie sabe cual pueda ser su significado. Algunas de las botellas de cognac han sido recogidas y almacenadas por la Sociedad Edgar Allan Poe de Baltimore.
Se produjo un error en este gadget.