lunes, 27 de mayo de 2019

Sir Christopher Lee (1922-2015)

Sir Christopher Lee fue un actor británico, famoso por su trabajo en películas de horror, destacando su interpretación del Conde Drácula, pero se trata además de un personaje cuya vida fue tan interesante (o quizá aún más) que muchas películas.

Christopher Frank Carandini Lee nació el 27 de mayo de 1922, y desde la cuna ya había detalles notables sobre su persona. Su madre pertenecía a la nobleza italiana, y a través de ella era descendiente en línea directa del Emperador Carlomagno. Por el lado de su padre era además pariente distante del Gral. Robert E. Lee, famoso por su participación en la Guerra Civil estadounidense como uno de los principales dirigentes del ejército sureño.

Desde muy joven Lee fue aficionado a la práctica del deporte, y fue en campeón mundial de esgrima antes de integrarse al ejército para servir durante la segunda guerra mundial. Durante el conflicto fue parte del Servicio de Operaciones Especiales (SOS, por sus siglas en inglés), que informalmente era conocido como el 'Ministerio de la Guerra poco Caballerosa', en alusión a las tácticas de espionaje, guerrilla y sabotaje que utilizaba. El SOS fue precursor directo de lo que más tarde sería el SAS y eventualmente se dividiría en los servicios conocidos como MI5 y MI6.

Al terminar la guerra, Lee recibió condecoraciones por valentía en el servicio de los gobiernos británico, polaco, checo y yugoslavo. Liberado del servicio formal, se integró por un tiempo al Registro Central de Criminales de Guerra y Sospechosos de Seguridad, un organismo formado por los aliados que se encargaba de rastrear a los militares alemanes e italianos que seguían fugitivos. En esencia, su labor en ese periodo era cazar nazis.

Indeciso sobre qué hacer con su vida una vez terminado el conflicto y recién cumplidos 25 años, un amigo lo convenció de probar suerte en la actuación, y tras seguir su consejo halló gran éxito en su nueva profesión. A su muerte, en 2015, había filmado más de 250 películas y había participado en más escenas de pelea con espadas que cualquier otro actor en la historia del cine.

Ambos logros son récords Guinness. Además, de acuerdo con el famoso libro de récords, en 2008 Christopher Lee era el actor más conectado en el mundo, pudiendo ser ligado con casi cualquier otro actor o actriz en un promedio de apenas 2.59 pasos.

Como mencioné antes, es famoso por haber dado vida al Conde Drácula, sobre todo en las producciones de la Hammer Films, donde compartió créditos con su amigo Peter Cushing en roles antagónicos, pero Lee también interpretó a personajes como La Momia, el Monstruo de Frankenstein, Rasputín, Mefistófeles, La Muerte, Sherlock y Mycroft Holmes, además de Scaramanga (un villano de James Bond), el Conde Dooku en las precuelas de Star Wars, y Saruman el Blanco en el Lord of the Rings, entre muchos otros.

Era pariente político de Ian Fleming y fue uno de los candidatos principales para interpretar a James Bond en el cine, pero al final el papel quedó en manos de Sean Connery. Eventualmente Lee formó parte de la saga del 007 al dar vida a Scaramanga, el villano principal en la cinta The Man with the Golden Gun.


Como dato curioso, el aclamado actor era fanático del rock y el heavy metal, y en 2010, a los 88 años de edad, grabó un álbum de metal conceptual dedicado a Carlomagno, por el que ganó varios premios y reconocimientos. En total grabó tres álbumes y varios EP, todos de metal, aunque en ellos incluyó también un par de canciones navideñas.

Además de sus muchos premios y reconocimientos, Lee fue nombrado Comandante de la Venerable Orden de Saint John en 1997, Caballero Comandante de la Excelsa Orden del Imperio Británico en 2009, y Comandante de la Orden de las Artes y Letras del gobierno francés en 2011.


Sir Christopher Lee falleció el 7 de junio de 2015 a los 93 años de edad, a consecuencia de problemas respiratorios y cardíacos.

Vincent Price (1911-1993)

Vincent Price fue un actor estadounidense a quien mayormente se recuerda por su trabajo en películas de horror como The House on Haunted Hill, The Fly o The Last Man on Earth, o por su distintiva voz, popularizada en radio, museos, parques de diversiones e incluso álbumes de rock.

Nació el 27 de mayo de 1911 en San Louis Missouri, y compartía cumpleaños con otro icono del género de horror, el británico Sir Christopher Lee, con quien actuó en dos películas y compartió una amistad de toda la vida. Estudió en la Universidad de Yale, de donde se graduó con una licenciatura en historia del arte

Posteriormente atendió al Courtauld Institute of Art de Londres, con intención de obtener una maestría en bellas artes, pero ahí descubrió su vocación por la actuación y en 1935 debutó profesionalmente en el teatro. Poco después empezó a hacer películas. Al inicio de su carrera le costó trabajo conseguir papeles, pues a los productores no les gustaba contratar antagonistas o secundarios más altos que sus estrellas, y Price medía 1.93 m. Esa fue una de sus razones para aceptar tantos papeles en películas de horror.

En los años 40 trabajó de forma frecuente en la radio, y de esa época destaca su interpretación de Simon Templar, protagonista del serial The Saint. En los 50 volcó su carrera al cine de horror, y fue protagonista de clásicos del género como House of Wax (1953), The Fly (1958), Return of the Fly (1959) y House on Haunted Hill (1959). En los 60 protagonizó adaptaciones de varias historias de Edgar Allan Poe, como House of Usher (1960), The Pit and the Pendulum (1961), Tales of Terror (1962), The Comedy of Terrors (1963), The Raven (1963), The Masque of the Red Death (1964) y The Tomb of Ligeia (1964).

Interpretó también el papel principal en The Last Man on Earth (1964), la primera adaptación de la clásica novela de vampiros de Richard Matheson I Am Legend, llevada en varias ocasiones al cine, aunque a la fecha se le considera como la mejor versión.

En 1966 interpretó al villano Egghead en la serie de TV Batman, y hay una anécdota que pone de manifiesto su carácter afable. Durante una pausa en la grabación, Price empezó a arrojar huevos a Adam West y Burt Ward. Cuando le pidieron que se detuviera, dijo que no podía desperdiciar semejante arsenal e inició una guerra de comida en el set.

A mediados de los 70, con la popularidad del horror a la baja, incrementó su trabajo en radio. Su distintiva y modulada voz le consiguió trabajo como presentador en muchas producciones y como narrador de pasajes de voz para museos y parques de diversiones, incluyendo la Mansión Embrujada de Euro Disney, en París, donde su tétrica risa aún es utilizada. Cuando prestaba su voz a alguna narración, solía grabarlas en una sola toma sin necesidad de ensayar o repetir sus partes. Ése es el caso del popular y recordado monólogo que se escucha en 'Thriller', de Michael Jackson.

Unos años antes había hecho algo similar para Alice Cooper en su álbum The Nightmare. Price era amigo de los miembros de la banda de rock Deep Purple, cuya canción 'Vincent Price' es, por supuesto, un homenaje a él. También se dice que fue la inspiración para la apariencia de Doctor Strange, personaje de Marvel Comics, cuyo nombre completo es Stephen Vincent Strange.


Para la serie infantil Sesame Street (Plaza Sésamo), la producción hizo un muppet basado en él que llevaba por nombre Vincent Twice Vincent Twice. Price, quien unos años antes había sido invitado estelar en El Show de los Muppets, se sintió honrado al enterarse de ello. Tenía fama de ser una persona muy amable y agradable, y solía esmerarse en convivir con los niños, sobre todo si trabajaba con ellos, pues le preocupaba que pudieran sentirse intimidados o asustados por los papeles que acostumbraba representar.

Vincent Price es uno de los actores con mayor número de "muertes" en pantalla, con 33, sólo superado por Bela Lugosi (36) y John Hurt (40). Entre actores más contemporáneos, sólo Sean Bean (25) se les acerca.

Su breve aparición en Edward Scissorhands iba a ser un papel más largo, pero para cuando se filmó su estado de salud no era el mejor, pues sufría de enfisema y mal de Parkinson, así que se reescribió su parte para hacerla más corta.

El 25 de octubre de 1993, Vincent Price falleció a los 82 años de edad, víctima de cáncer pulmonar. De acuerdo a sus deseos, sus cenizas fueron arrojadas al Océano Pacífico desde la costa de Malibú, California.

domingo, 7 de abril de 2019

Nueva actualización ocular

Una rápida actualización del estado de mi vista a 25 días de la última operación y luego de mi más reciente visita al retinólogo para una valoración de progreso.

La sangre al interior del ojo no se ha absorbido tan rápido como debería, y eso preocupó un poco al doctor. Me dio cita para el martes para que me revise uno de los cirujanos. Podría no ser nada y sólo me mandarían más reposo. Pero si hay otro problema, como que más que falta de absorción haya un sangrado continuo, o que algo no esté bien cicatrizado, tendría que volver a entrar al quirófano para realizar un lavado o hacer la intervención correctiva necesaria.

En el peor escenario, me volverían a poner silicón en el ojo. Ya con la idea de tener silicón en ambos ojos a largo plazo, tendría que empezar a usar anteojos que compensen la refracción provocada por el silicón, que equivale a tres o cuatro dioptrías de hipermetropía. Pero, en principio, habrá que esperar a ver que me dicen tras la evaluación del martes.

sábado, 6 de abril de 2019

¡Santos Bati-Textos, Batman!

La semana pasada se cumplieron 80 años del debut de Batman, que se dio en las páginas de Detective Comics #27 el 30 de marzo de 1939. Por todos lados hubo actividades y celebraciones, y La Covacha, sitio en el que colaboro de forma regular, dedicó una semana a compartir textos dedicados al justiciero encapotado. 


Dos de esos textos los escribió un servidor (y un tercero casi cuenta como tal, pero eso es otra historia). En mis redes sociales decidí compartir además otros textos dedicados a Batman que he escrito a lo largo de los años y que pueden leerse en línea, y pensé que sería buena idea dejar constancia de ellos también en este espacio. Así que les presento los enlaces correspondientes junto con un avance de lo que encontrarán en cada uno de ellos.

En 1946 y con su carrera en ascenso, el mítico director Orson Welles estuvo a punto de hacer una película de Bat-Man con algunas de las mayores estrellas de Hollywood de la época. O al menos eso fue lo que Mark Millar nos contó hace 15 años. Por acá les cuento que ocurrió en realidad.

A lo largo de los años Batman ha tenido grandes escritores: Denny O'Neil, Frank Miller, Alan Grant, Gerry Conway, Snoopy... ¿SNOOPY? Sí. En 1981, para celebrar la publicación del Detective Comics #500, el editor Len Wein incluyó en ese número de antología una historia basada en una de las exitosas novelas escritas por el beagle más famoso del mundo en la tira cómica Peanuts, y esa es una anécdota que les cuento a detalle.


Brian Bolland es considerado como uno de los grandes artistas de Batman, aun si su trabajo con el personaje es menos de lo que muchos creen. Aquí les comparto un texto sobre su carrera y cómo se dio The Killing Joke, además del efecto que esa historia tuvo en la carrera de Brian. Este texto fue escrito para Una edición especial de la revista Comikaze, publicada en conjunto con La Mole Comic Con en marzo de 2014 como parte de la celebración del 75 aniversario de Batman y que coincidió con la visita de Bolland a México. 

Al hablar de Batman se puede marcar un antes y un después de lo que Frank Miller hizo con el personaje. Hace unos años, para celebrar el 30 aniversario de la publicación de The Dark Knight Returns, escribí este texto para Comikaze sobre la historia que revolucionó el mito del vigilante nocturno. 

En efecto, Frank Miller escribió un par de gloriosas historias de Batman, pero ¿nunca han pensado que tal vez le damos demasiada importancia a su trabajo? ¿Qué pasa si el impacto de Miller en Batman está sobrevalorado? Por acá reflexiono un poco sobre el peso excesivo que tanto lectores como autores damos al trabajo de Miller, y sobre la forma en que esto alteró incluso la actitud del famoso escritor y dibujante. 


Durante décadas vimos la leyenda "Batman creado por Bob Kane" en libros, cómics, películas y series de TV, pero ¿qué tanto hizo en realidad el mediocre dibujante para contribuir a la creación de "su" personaje? ¿Por qué es importante que se reconozca la labor de Bill Finger, el *otro* padre de Batman? Acá les cuento qué tanto aportaron ambos hombres al popular protector de Gotham. 

A menudo se cita a The Shadow como uno de los héroes pulp que más influyeron en la creación de Batman, pero creo que a veces no queda claro que tanto de Batman le debemos a ese otro vigilante de ficción. En los años 70 DC publicó una historia en que ambos se encuentran y Bats confiesa al vigilante pulp que es su mayor inspiración pero, ¿hubo algo más? Esta historia involucra a Bill Finger, Detective Comics #27 y... ¿un plagio? 

Me parece que hay una buena variedad de temas en estos textos dedicados al Hombre Murciélago. Ojalá a alguien le resulten de interés. De ser así, les agradezco que los compartan con sus amigos y conocidos.

martes, 26 de marzo de 2019

De agravios históricos y circos mediáticos

No suelo opinar sobre política, pero veo que siguen con lo del tema de que el presidente pidió a España que ofrezca disculpas por los abusos cometidos durante la conquista de México, y hay algunos detalles que muchos parecen estar ignorando.

Primero, lo más obvio: no se trata de condenar a los españoles y pedirles que asuman su responsabilidad por los actos de sus ancestros. OK, sí, el Rey Felipe VI es descendiente de Carlos I, monarca español y Emperador de Europa durante la época de la conquista, pero técnicamente hablando, los abusos fueron cometidos por los soldados y funcionarios enviados al Nuevo Mundo y, les tengo noticias: muy pocos de los ciudadanos españoles actuales descienden de esos bárbaros y abusivos conquistadores.


Si les parece que es buena idea reclamar a los descendientes de estos, no es necesario buscarlos al otro lado del Océano. ¿Quieren una pista? Si ustedes se apellidan López, Pérez, Mendoza, Martínez, Nuñez, Cortés, García, o uno de tantos otros de esos apellidos que no suenan a nahuatl, maya o alguna otra lengua prehispánica, es mucho más probable que ustedes desciendan de esos conquistadores a que sus linajes sigan vigentes en España en la actualidad. No hay que olvidar que somos una sociedad mestiza, y sí, quedan rastros de las culturas originales, pero tenemos que admitir que en muchos aspectos predomina nuestro legado conquistador.

En cuanto al tema de exigir una disculpa... Es muy fácil adoptar el papel de víctima, sobre todo como cabeza de un estado que a pesar de cacarear un cambio sigue mostrando una profunda falta de respeto por los pueblos indígenas de nuestro país y sin que se vislumbre la más mínima posibilidad de ofrecerles una disculpa. Podríamos incluso olvidarnos de agravios históricos y pasados, y enfocarnos en el presente, preguntarnos cómo es que se aprobaron cosas como el tren maya, primera gran obra de la actual administración.

Debo decir que pedir una disculpa simbólica no me parece del todo una mala idea, pero creo que el problema son las formas. La petición se dio en una carta dirigida al rey de España y no al gobierno español, lo que ya es significativo. Si la carta hubiera sido canalizada por vías diplomáticas tanto a la corona como al gobierno español, pudo haber servido para dar pie a un diálogo diplomático sobre el cual construir algo formal en este supuesto año de la reconciliación, que a la fecha no sabemos en que consiste, porque nuestro gobierno sólo lo menciona cada vez que se acuerda.


Lamentablemente, el que el documento haya sido filtrado por el gobierno mexicano me lleva a pensar que se trata de otra maniobra mediática de López Obrador: está jugando para la tribuna, reasumiendo su papel de "defensor de los oprimidos", de caudillo del pueblo mexicano que sale en defensa de éste ante las fuerzas del imperio. Por eso me parece significativo que la carta haya sido dirigida al rey y no al gobierno español.

Cosas como ésta y lo de hace unos días de los tacos de carnitas y la "dieta biolenta" me llevan a pensar que, fiel a sus raíces, nuestro actual gobierno opera bajo los viejos preceptos de "pan y circo".