martes, febrero 26

Autos libres de emisiones

Guy Negre es un ingeniero con muchos años de experiencia trabajando para diferentes equipos de Fórmula 1, pero desde hace varios años se ha dedicado a trabajar en su propia compañía, Motor Development International (MDI) con el objeto de producir automóviles que no requieran quemar hidrocarburos. Y parece ser que su trabajo está a punto de rendir frutos comercialmente hablando, pues este año, a través de la compañía Zero Polution Motors (Motores Cero Contaminación, ZPM por sus siglas en inglés) empezará a tomar pedidos para entregar a partir del año entrante un auto conocido genéricamente como Air Car.

El Air Car utiliza como fuente de energía aire comprimido, por lo que no emite ningún gas producto de combustión. Negre empezó a trabajar con la idea del aire comprimido basado en los motores de Fórmula 1, los cuales no tienen marcha y son encendidos con una descarga de aire comprimido. El desempeño esperado para los vehículos a ser distribuidos en los Estados Unidos a partir del 2009 es el equivalente a 100 millas por galón, y se trata de un espacioso vehículo de seis asientos con espacio para equipaje. El costo será similar al de un auto semi-compacto o mediano.

El Air Car es considerado como un auto de contaminación cero debido a que no emite gases por el escape, pero esto no quiere decir que no requiera de un poco de combustible. Cuando el auto se mueve a baja velocidad, el motor trabaja exclusivamente con aire, expulsando aire que incluso es más limpio que el que se usó para llenar su tanque, pues antes de ser comprimido es sometido a un proceso de filtrado. Sin embargo, cuando circula a más de 60 km/h, el Air Car requiere de una pequeña cantidad de combustible -puede ser gasolina, propano, etanol o algún bio combustible- para calentar el aire en una cámara antes de que entre al motor. Este proceso produce una emisión menor a 5 gramos de CO2 por kilómetro, casi cuatro veces menos que el auto promedio.

El Air Car fue diseñado para tener un impacto inmediato en zonas urbanas, donde los automotores son el principal contribuyente al ozono a nivel de suelo. Ojalá podamos ver esta tecnología en la Ciudad de México en poco tiempo, pues evidentemente necesitamos hacer algo para reducir la contaminación con la que vivimos todos los días.

Por cierto, como una nota al margen, este es el post número 750 de La Hoguera... o_O
Se produjo un error en este gadget.