domingo, septiembre 12

Resaca Olímpica

Hace dos semanas que concluyeron los Juegos Olímpicos de Atenas y apenas se empiezan a sentir en nuestro país las consecuencias de la pobre actuación de la delegación mexicana. Más de doscientos atletas mexicanos viajaron a la capital griega y el resultado fue de cuatro medallas, tres de ellas de plata y una más de bronce.

Belén Guerrero, ciclista, Ana Gabriela Guevara, velocista, Iridia y Oscar Salazar, Taekwondoínes, son los cuatro deportistas que parecen salvarse de la "quema".

Pero, ¿realmente se puede juzgar y criticar a los atletas mexicanos? Creo que más bien sería necesario realizar una evaluación a fondo de los resultados obtenidos de manera individual en cada disciplina. Y lo digo porque nuestras autoridades suelen tomar todo el crédito de cada medalla obtenida y no asumir ninguna responsabilidad por los fracasos. Felipe "El Tibio" (apodo más que apropiado) Muñoz salió de vacaciones apenas regresando a suelo mexicano, no sin antes llamar a una conferencia de prensa para deslindarse de toda responsabilidad, afirmando que el Comité Olimpico Mexicano, organismo por él presidido, sólo es responsable de inscribir a los atletas y concentrarlos en la Villa Olímpica, y no de los resultados obtenidos por ellos.

Se habla de las enormes cantidades de dinero invertidas en los deportistas de alto rendimiento, y luego se quejan argumentando que se paga demasiado por cada medalla obtenida. Sin embargo poco se habla de planes y/o proyectos para buscar generar más deportistas de nivel competitivo. Lo ideal sería generar programas que inviten a los niños y jóvenes a practicar deporte de una manera organizada y disciplinada. Esta es una falla más de nuestro pobre sistema educativo, pues la Educación Física en nuestras escuelas parece consistir simplemente en una clase de pseudo aerobics conducida por alguien sin preparación para dicho trabajo una vez a la semana. Odio hacer comparaciones, pero creo que en cualquier país con un alto nivel competitivo la práctica de un deporte en las escuelas es obligatoria. Las pocas escuelas en nuestro país que incluyen actividades deportivas suelen ser simplemente de trámite y basta con que los alumnos se presenten un par de horas a la semana al gimnasio a hacer cualquier cosa.

Si sólo se invierte en un selecto grupo de "alto rendimiento", lógicamente se depende única y exclusivamente del desempeño de ese grupo. Y si no se genera un entorno de formación competitivo no se puede esperar que se produzcan grandes cantidades de atletas competitivos. Y a todo esto, ¿competitivos comparados con quien? Porque el hecho de que seas el mejor atleta mexicano en una disciplina de ningún modo garantiza que tengas el nivel para competir con los mejores del mundo. Y volvemos así al tema de los apoyos.

Semanas antes de los Juegos de Atenas abundaban las notas en la prensa haciendo referencia a las dificultades de los diferentes atletas y sus entrenadores para trasladarse a otros países con la esperanza de participar en competencias preparatorias para la justa olímpica. Entrenadores que no acompañarían a sus atletas y atletas obligados a entrenar separados de sus entrenadores. Y durante la ceremonia inagural tuvimos oportunidad de presenciar el triste espectáculo de ver desfilar a una delegación mexicana con más funcionarios que atletas. Y es que el turismo olímpico es un deporte muy popular entre nuestras autoridades. Lástima que ahí no haya medallas.

Y está también la cuestión de los entrenadores. Nancy Contreras era una de las mejores ciclistas de pista del mundo hasta hace poco más de un año. Entonces se casó con el Presidente de la Federación Mexicana de Ciclismo, quien tomó la decisión de que él estaba más capacitado para prepararla que el entrenador que la convirtió en subcampeona del mundo. Perdió todo el prestigió ganado y calificó a los Olímpicos de panzazo y gracias a un tecnicismo. Noé Hernández, marchista medallista de Plata en Sidney 2000 decidió que la persona idónea para hacerse cargo de su preparación (y de cobrar el sueldo de un entrenador de alto rendimiento, claro) era su esposa. Jorge Rueda, entrenador de clavados, tuvo el desatino de involucrarse en una relación sentimental / sexual con una de sus pupilas (menor de edad, por cierto). Rodolfo Gómez, entrenador de atletismo, chantajeó al Comité Olímpico alegando que si no se cambiaba su acreditación por una de clase A sus atletas no asistirían a la competencia, y aún cuando consiguió lo que deseaba retiró a Adriana Fernández, su esposa, de el Marathon, alegando que estaba lesionada y sólo correría en los 5 000 m. planos. Y mientras tanto, gente como Thaddeus Kempka y Jersei Hausslebber, que tantos medallistas prepararon hace años, están desempleados.

Y más allá de todos estos problemas considero que debe resaltarse el trabajo de aquellos atletas que dieron su máximo esfuerzo, independientemente de ganar una medalla o no. Alejandro Cárdenas llegó a semifinales en los 400 m. planos. Juan Francisco Toledo rompió el record mexicano en los 200 m. planos y se ubicó entre los 16 mejores del mundo. Juan José Veloz se ubicó dentro de los mejores veinte nadadores estilo mariposa del mundo y también rompió el record mexicano. Paola Espinosa calificó a tres finales en los clavados. Y hubo varios más. Por eso considero que más que quejarse de los resultados es hora de analizar lo que no funciona en el deporte mexicano y empezar a trabajar para corregirlo.

¿Dónde quedó la idea original detrás de los Juegos? "Lo importante no es ganar, sino competir" parece haber quedado en el olvido, una frase de una era más inocente cuando lo importante era la convivencia y el espíritu de hermandad entre los pueblos. Y claro que no faltará quien prefiera citar al legendario Vince Lombardi y su "Ganar no es lo importante, es lo único", pero eso es otra historia. Dopaje y descalificaciones se han convertido en algo cada vez más común en los Juegos. Todo se vale si se trata de ganar.

Mención especial merece el caso de los nadadores Aaron Peirsol, norteamericano, y Markus Rogan, austriaco. Al terminar la final de los 200 metros dorso, Peirsol llegó a la meta claramente adelante de Rogan. Pero cuando la pizarra electrónica se encendió momentos más tarde su nombre aparecía al final de la lista con las letras DQF en lugar de su tiempo. Lo habían descalificado por considerar que había dado un giro ilegal en la última vuelta de la competencia. Un día antes Peirsol se había quejado de que el nadador japonés Kosuke Kitajima había ganado los 100 metros pecho haciendo un giro ilegal, derrotando así asu amigo y compañero Brendan Hansen. Tras muchas discusiones de los jueces se eliminó el dictamen de la descalificación y Peirsol recuperó la medalla de oro. El Comité olímpico de Austria pensaba apelar la decisión, pero Rogan les pidió no hacerlo. Rogan declaró que él realmente no se sentía como campeón olímpico. "Aaron es mi amigo y me ha derrotado otras veces", dijo. "Me siento contento de ser el segundo mejor nadador de dorso del mundo" concluyó. Así que tal vez aún hay esperanza.

En la antigüedad los Juegos eran sagrados, estaban dedicados a los dioses. Incluso había treguas en toda aquella guerra que tuviese lugar durante la cita olímpica. En tiempos modernos no ha sido así, sino que incluso se cancelaron los Juegos durante la duración de las Dos Guerras Mundiales del siglo XX. Y más aún, durante Montreal 76 se dió un atentado terrorista y en Atlanta 96 hubo una explosión en un estacionamiento cercano a la Villa Olímpica.

Quizás más triste aún resulte que los Juegos hayan sido utilizados como herramienta política. EU boicoteó los Juegos de Moscú 80, y como respuesta todo el bloque socialista se abstuvo de asistir a Los Angeles 84. En ese mismo año se inició la comercialización de los Juegos, con la participación económica de las grandes corporaciones como patrocinadores. Y creo que a partir de ahí toda el idealismo detrás del Olimpismo ha ido en franca decadencia.

En fin, sólo resta esperar que los Juegos no se deterioren más y podamos disfrutar en Beijing 2008 de un encuentro amistoso entre los mejores atletas del mundo.

Y si lo que queremos son triunfos, bueno, la semana entrante inician los Juegos Paraolímpicos, y ahí si somos una potencia mundial.
Se produjo un error en este gadget.