viernes, noviembre 7

Radio Macabro

Rara vez utilizo este espacio para autopromoción, pero tomando en cuenta que en realidad solo soy responsable en 20% de lo siguiente esto es en realidad promoción de mis amigos...

Cada año desde el 2005 el Instituto Mexicano de la Radio (IMER) se encarga de la coordinación y realización del Festival Radio Macabro, el cual fue una idea de Oskar Trinidad, quien desde la primera edición funge como director del evento. Parte de las actividades del festival consiste en realizar una convocatoria a nivel nacional a la audiencia de las diferentes estaciones del IMER para que los radioescuchas envíen propuestas de guión radiofónico, postales sonoras y composiciones musicales que ayuden a enriquecer la oferta de contenidos del festival. Este año, de último momento, un par de días antes de la fecha límite para la entrega de propuestas, dos de mis amigos decidieron que tal vez sería buena idea hacer algo y participar.

Luego de una sesión de brainstorming un domingo por la tarde, Rodrigo Álvarez Juárez, Juan Carlos Atilano, Diego Figueredo, José Luis Reynoso y un servidor terminamos un guión que nos dejó satisfechos, el cual envíamos para ver que pensaba el resto del mundo de nuestras ideas. Se legó la fecha del anuncio de los trabajos seleccionados y ¡oh, sorpresa!, estábamos en la lista. Los trabajos seleccionados fueron nueve guiones radiofónicos, seis postales sonoras y catorce composiciones musicales, mismos que fueron acomodados en tres programas especiales transmitidos las noches del 31 de octubre, 1° y 2 de noviembre a través de Reactor105 y Horizonte FM, las dos emisoras del IMER en la ciudad de México.

Nuestra historia se llama Testigos de R'yleh (la ortografía es intencional, pues de todos modos es imposible que un ser humano lo pueda pronunciar correctamente) y formó parte del especial transmitido la madrugada del lunes 3 (o la noche del 2, según se vea). La producción fue supervisada por Oskar Trinidad, director del Festival Radio Macabro; y sonorizada y producida por Javier Guzmán y Julio... diablos, no recuerdo su apellido, lo que realmente me apena bastante pues sin su trabajo en la consola de edición todo pudo haber sido muy diferente. También ignoro los nombres de los actores, pues yo no estuve presente el día de la grabación, pero si los consigo prometo agregarlos aquí mismo. Por lo pronto solo puedo mencionar que Rodrigo hizo su debut radiodramático al más puro estilo Hitchcock al encargarse de dar vida al papá en la historia. El caso es que lo escribimos, gustó, lo produjeron y transmitieron, y nos dejaron como cinco geeks satisfechos y felices. Así que aquí está el resultado final. Ojalá les guste y espero sus comentarios y opiniones.

Se produjo un error en este gadget.