lunes, agosto 6

Agosto 6, 1945

El día de hoy se cumplen 62 años del lanzamiento de la bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Tres días más tarde sería seguida de una más sobre Nagasaki, acelerando el final de la Segunda Guerra Mundial.

El gobierno norteamericano siempre ha justificado la decisión de usar las bombas para terminar el conflicto lo más rápido posible y evitar la pérdida de más vidas, pero es difícil no preguntarse si la razón principal no fue impedir que la Unión Soviética se uniera a los hostilidades en el Pacífico, lo que le hubiera permitido controlar islas en la región, de modo que al mismo tiempo los ataques sirvieran como una advertencia a Stalin sobre las posibles consecuencias de enfrentar al poderío militar estadunidense. Independientemente de las razones detrás de la decisión, Estados Unidos es el único país que ha recurrido al armamento atómico para resolver un conflicto. La cultura japonesa contemporánea quedó permanente marcada por tan atroz acontecimiento y diferentes expresiones artísticas han plasmado la pena y dolor que la guerra han ocasionado a ese país.


Como testimonios de el sentimiento anti-guerra que ha marcado al cine japonés se me ocurre en estos momentos recomendar el segmento de 11'9''01 September 11 dirigido por Shohei Imamura, donde hace un llamado a parar las guerras en el mundo con una extraordinaria fábula que aplica tanto a la tragedia de Hiroshima y Nagasaki como a los ataques terroristas del 11 de septiembre, o bien la excelente película animada Hotaru no Haka (La Tumba de las Luciérnagas). Basada en la novela autobiográfica del mismo título de Akiyuki Nosaka, Hotaru no Haka cuenta la historia de un niño y su pequeña hermana tratando de sobrevivir los últimos días de la guerra luego de perder a su familia durante los bombardeos aliados a Kobe. Grave of the Fireflies, como se le conoce internacionalmente es una de las películas más tristes que he visto en mi vida y siento que representa uno de los llamados a la paz más poderosos que se hallan realizado jamás. En 2005, para conmemorar los 60 años de los bombardeos, se realizó una versión live action de la película, la cual no he visto aún. Aquí está el trailer de la cinta animada.

Se produjo un error en este gadget.