miércoles, noviembre 30

Y siguiendo con lo de la cerveza...

Especialmente ahora que se vienen las fiestas de fin de año considero que lo siguiente puede ser de interés general.

En inglés existe una frase que dice "Beauty is in the eye of the beholder", que se podría traducir como "La belleza está en los ojos del espectador", pero siempre ha existido la posibilidad de alterar dicha frase a "Beauty is in the eye of the beer-holder", o lo que es lo mismo, "La belleza está en los ojos del que tiene la cerveza".

Hace algunos años unos científicos escoceses realizaron un estudio con 80 estudiantes universitarios a fin de determinar la influencia del alcohol ingerido en la atracción sentida hacia el sexo opuesto. Les mostraron fotos de 120 alumnos de una universidad vecina y descubrieron que aquellos jóvenes que habían ingerido un par de cervezas encontraban un 25 % más atractivos a los sujetos de las fotografías que sus compañeros sobrios. También descubrieron que el resultado era el mismo en hombres y mujeres. Una nota con más detalles del estudio puede ser leída (en inglés) aquí.

Pero ahora han ido aún más allá. Investigadores de la Universidad de Manchester han llegado a la conclusión de que, si bien es cierto que la cantidad de alcohol ingerido es importante, existen otros factores que pueden determinar si se presenta el efecto "anteojos de cerveza". El resultado de este nuevo estudio puede expresarse con la siguiente ecuación:
An = Unidades de alcohol consumido
S = Cantidad de humo en la habitación (en escala de 0 a 10, 0 siendo aire limpio, 10 extremadamente sucio)
L = Iluminación (candelas por metro cuadrado; 1 es oscuridad absoluta; 150 la iluminación normal de una habitación)
Vo = Agudeza visual (6/6 normal; 6/12 mínimo requerido para obtener una licencia de manejo)
d = distancia a la "persona de interés" (de 0.5 a 3 metros)
El resultado puede ser menor a 1 o superior a 100. Si se obtiene cero o menos, el efecto no existe. De 1 a 50, personas normalmente consideradas inatractivas resultan no tan ofensivas a la vista, en tanto que arriba de 50 se convierten en atractivas. Si se llegase a obtener un índice superior a 100, bueno, pues entonces el sujeto estaría rodeado de supermodelos. Hay una nota al respecto aquí (también en inglés).

Así que ya saben, si están en una reunión y no tienen intenciones de volverse abstemios, asegurense de no quedarse donde haya mucho humo, de tener buena iluminación, y de acercarse un poco antes de hacer cualquier movimiento del que pudieran después arrepentirse.

O bien, pueden olvidarse de todo lo anterior, divertirse como si fuera... 2099? y asegurarse de tener un teléfono y un e-mail alterno por si es necesario hacer una migración de emergencia a la mañana siguiente. No podrán decir que no les advertí.
Se produjo un error en este gadget.