lunes, octubre 11

Basura

Hace más de una semana que entró en vigor la Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal (aún cuando el sitio del gobierno indique el 1° de Enero como su inicio) y aún no es posible cumplir con ella.

¿La razón? No existe la infraestructura necesaria. El gobierno de la ciudad afirma no contar con los recursos para ello, y ni siquiera para difundir adecuadamente la forma en que debe ser separada la basura.

He hablado con mis vecinos y con vecinos de mi trabajo y todos me confirman lo que ya sospechaba. No importa si uno lleva su basura separada e identificada, el camión la recoge toda junta y la mezcla en la caja. Se hablaba de que ante la imposibilidad de adquirir en corto plazo camiones adecuados para la separación se optaría por programar la recolección de la basura. Al menos en Magdalena Contreras, Alvaro Obregón e Iztapalapa aún no existe dicha planeación.

Y esta aparente indiferencia del gobierno empieza a generar consecuencias. Es bien sabido que en esta ciudad la gente no suele ser muy cooperativa. Días antes de la entrada en vigor de esta ley se podía escuchar a mucha gente expresándose en contra de ella. Frases como "¿Y por qué voy yo a hacer su trabajo? ¡Para eso pago impuestos!", "Ya no le voy a dar dinero al de la basura porque ahora yo voy a hacer su trabajo" se volvieron muy comunes entre diferentes sectores de la ciudadanía. Y tampoco faltó quien expresara su preocupación por las familias de los "pepenadores". Y el hecho de que las autoridades no sean capaces de cumplir su parte no hace más que dar pretexto a los inconformes para no colaborar.

La falta de difusión también me parece imperdonable. ¿Acaso no sería posible colocar copias del poster utilizado en parabuses y estaciones del metro en los costados de los camiones recolectores? ¿O qué tal que todas esas organizaciones preocupadas por el bienestar político del Peje de gobierno decidieran hacer algo de provecho y apoyar la difusión de este Programa?

Ojalá que las autoridades se pongan las pilas y hagan de esta Ley una realidad operativa antes de que la gente busque alternativas para evadir su responsabilidad.

Se produjo un error en este gadget.