viernes, octubre 19

Radiohead: resultados y reacciones

Seguimiento del post publicado hace una semana en relación al lanzamiento del nuevo disco de Radiohead...

De acuerdo a diversas publicaciones tanto impresas como en línea, todas las cuales citan fuentes allegadas al grupo, el nuevo álbum de la banda fue descargado desde el sitio oficial 1.2 millones de veces el día de su lanzamiento, cifra a la que habría que sumar las descargas hechas desde los sitios de torrents y redes P2P, donde se podía encontrar el disco desde la mañana del mismo miércoles. Se estima que entre un 25 y un 30% de quienes lo descargaron de manera legal lo hicieron sin pagar nada por el disco, aunque también se registraron algunos casos en que el pago alcanzó el máximo permitido por el sitio (200 dólares). La gran mayoría de quienes lo descargaron lo hicieron pagando entre 5 y 10 dólares. Si adoptamos entonces la idea de que en promedio quienes pagaron por el disco aportaron 7.5 dólares, al compensar por quienes no pagaron obtendríamos una cantidad ligeramente superior a los seis dólares por descarga. 7+ millones de dólares para el primer día de un experimento de marketing no está nada mal.

Resalto lo de "experimento de marketing" porque no hay que perder de vista que Radiohead no piensa dejar atrás sus lazos con los canales tradicionales de distribución, pues desde hace un par de semanas se anunció que además de la descarga electrónica y la caja de lujo (de la cual no se están contabilizando los pedidos en la cifra antes mencionada) se esperaba tener una edición física en un CD tradicional para principios del próximo año, con lo que se pueden dar distintas interpretaciones al experimento del pasado miércoles. Radiohead lanzó un reto a la industria discográfica, y lo hizo de un modo que no pasaría desapercibido para nadie. Podría decirse que con su estrategia de lanzamiento el grupo permitió al público echarle un vistazo a uno de los posibles futuros de la industria, a la vez que mandaba un mensaje claro a los actuales ocupantes de el mando de la misma: de uno u otro modo podemos vivir sin ustedes, pero ustedes no tienen posibilidad alguna sin nosotros. No se puede soñar con una mejor posición para iniciar las negociaciones de su próximo contrato con el sello de su elección. En cuanto a la tasa de compresión de la descarga ofrecida (archivos MP3 a 160 kbps), creo que es evidencia de que no piensan dar la espalda por completo al mercado tradicional, pues al no ofrecer archivos de mejor calidad permiten que el CD siga siendo la mejor opción para obtener una calidad de audio óptima.

Sería tonto e ingenuo pensar que el éxito de la estrategia de Radiohead se pueda convertir en el principio del fin para las disqueras. Un esquema similar de distribución directa puede funcionar para muchas bandas grandes y exitosas. A los ya comentados casos de Oasis o Nine Inch Nails, podríamos considerar a grupos como U2, Coldplay, Pearl Jam, Foo Fighters, o incluso casos que podrían resultar curiosos, como Metallica, como posibles candidatos a intentar algo similar en un futuro tal vez no muy lejano. Pero a bandas nuevas que apenas comienzan a hacerse de seguidores podría no resultarles tan fácil iniciar algo similar. Claro que hay excepciones, pero los casos de éxito inmediato como The Killers o The Arctic Monkeys son la excepción y no la regla. Muchas bandas que apenas empiezan necesitan el apoyo que la infraestructura de los sellos disqueros les proporciona. Supongo que lo ideal sería una relación más equitativa entre creadores y distribuidores, que las disqueras entiendan que son parte de un todo y no el principio y fin del negocio.

Tal vez estemos ante el inicio de una revolución en cuanto a la forma en que se maneja la industria, pero pase lo que pase el cambio no se dará de la noche a la mañana. Ojalá que los sellos pequeños y medianos aprovechen la oportunidad que se les presenta de mostrar al público masivo que normalmente está fuera de su alcance que si es posible trabajar de manera ética en la industria musical, que no todas las disqueras existen con el único fin de explotar a los artistas y que el éxito comercial y financiero para músicos y ejecutivos no depende de actuar sin escrúpulos. Ojalá.
Se produjo un error en este gadget.