viernes, marzo 17

San Patricio

Pensaba escribir algo sobre el Día de San Patricio y el origen de la celebración, pero después de una rápida investigación en línea, descubrí que la fiesta de este santo no tiene nada que la distinga de la de cualquier otro santo cristiano, a excepción, quizás, del número de gente que la celebra alrededor del mundo. Tal vez las celebraciones más notorias sean los desfiles que se realizan en las más importantes ciudades del Este de los Estados Unidos, pero la verdad es que poco o nada tienen que ver con el Santo Patrono de Irlanda. Sobre San Patricio, la Wikipedia nos dice que


Patricio nació con el nombre de Maewyn alrededor del año 387 en Bennhaven Taberniae, en la actual Escocia. Era hijo de un oficial romano, cuya religión era el cristianismo. A los 16 años cayó prisionero de piratas irlandeses y fue vendido como esclavo. Tras varios intentos, logró huír y se convirtió en predicador del Evangelio en Irlanda, isla que en esos tiempos se encontraba dividida en numerosos clanes sometidos a la poderosa autoridad de los druidas. Se adaptó muy bien a las condiciones sociales del lugar, formando un clero local y varias comunidades cristianas, respetando las tradiciones y costumbres propias de sus habitantes. Se le conoce como el Apóstol de Irlanda, donde murió hacia el año 461. Una tradición irlandesa le atribuye la hazaña de haber librado la isla de serpientes. Actualmente, Irlanda es la única región de las Islas Británicas que no posee ofidios silvestres, debido a su separación de Inglaterra poco después de finalizar la última glaciación.
Bien dicen que grandes mentes piensan igual. Al no hallar nada interesante pensaba comentar sobre la opinión de Warren Ellis sobre la fiesta, pero Santiago se me adelantó.

Así que, para aquellos linguistically challenged, la traducción.
La próxima persona que me desee un feliz Día de San Patricio, tendrá que lidiar con su proveedor de internet una vez que este sea anónimamente informado de que dedican su tiempo a descargar imágenes de perros fornicando con bebés. He dormido con chicas irlandesas y me he embriagado en Belfast, lo que me hace más irlandés que el 99% de ustedes -- oh, y aquí llega el tren de las pistas, y dice que yo no soy irlandés, ni tampoco el 99% de ustedes, así que pueden meterse el Día de San Patricio en el trasero. Si quieren celebrar el día de hoy, cómanse una papa cruda, construyan una casa con hierbas y lodo y háganse acribillar por un inglés. ¿Y saben qué? Si nacieron en América, no son irlandeses, son americanos. Aguantense. (Aunque sigo aconsejando a los turistas americanos en Europa que todo el tiempo digan ser canadienses.) Esta es su Verdad para el día de hoy. Pueden regresar a sus labores. Gracias.
Su malestar puede parecer exagerado, pero creo que tiene un punto. El día de San Patricio pinta para correr la misma suerte que el Halloween -que originalmente era la festividad religiosa de Todos los Santos hasta que algún mercadólogo le puso las manos encima-.

Ha dejado se ser una fiesta religiosa o irlandesa y se ha convertido en un pretexto para consumir parafernalia alusiva al día, embriagarse y salir a la calle vestido de verde.

En fin. A ver cuanto tardamos en México en adoptar la idea del desfile (Mmm. Tal vez podríamos fusionarlo con el de la primavera...)
Se produjo un error en este gadget.