lunes, mayo 1

Un Día sin Migrantes. ¿Sirve de algo el boicot?

Este primero de mayo se realizará la más importante manifestación de inmigrantes en los Estados Unidos al realizarse un paro de labores que seguramente tendrá repercusiones por toda la Unión Americana.

En México, algunos grupos han convocado a realizar un boicot en contra de productos y compañías de origen norteamericano para apoyar la iniciativa de los migrantes. Y lo que a mi me preocupa es la generalización, el asumir una postura intransigente de "todos los gringos son iguales". Por ejemplo, a los habitantes de ciudades en la franja fronteriza se les ha invitado a no cruzar la frontera para hacer compras del otro lado. ¿Qué culpa tienen los mexicanos residentes en ciudades del otro lado que tienen tiendas establecidas de manera legal?

La polarización siempre tendrá efectos negativos. ¿Por qué no mejor hacer el boicot de una manera más informada? Se ha mencionado dentro de las empresas que hay que evitar a 7-Eleven (de origen francés) y Burger King (llegada de Gran Bretaña). ¿No es ilógico y precipitado considerar como estadounidense a cualquier empresa cuyo nombre esté en inglés?

Las leyes anti-inmigrantes han sido propuestas por congresistas del partido republicano, notablemente Sensenbrenner y Tancredo. ¿Por qué no dirigir el boicot a las empresas que públicamente los han respaldado? Si bien es cierto que muchas empresas hacen donaciones tanto a demócratas como a republicanos, en muchos casos su tendencia es muy marcada. La cervecera Miller fue uno de los principales promotores de la campaña de Sensenbrenner. McDonald's, WalMart, American Airlines y los Hoteles Marriot siempre se han caracterizado por su apoyo a los conservadores republicanos, pero en cambio algunos de sus competidores, como Subway, Costco, United Airlines y Hoteles Hyatt, han mostrado más inclinación a apoyar a los demócratas y sus propuestas incluyentes.

¿No sería mejor opción cambiar su consumo en las primeras a favor de las segundas? ¿Y qué tal hacerlo de manera permanente y no sólo un día? Podríamos incluso escribir a, o visitar algunos establecimientos de aquellas y registrar en sus bitácoras de visitantes o buzones de sugerencias una explicación de porque decidimos llevar nuestro dinero a otra parte. Eso representaría una medida de presión mucho más efectiva, creo yo, que boicotear de manera indiscriminada a todas las empresas de nuestro vecino país sin importar su postura respecto a los inmigrantes.

De acuerdo con muchos sondeos de opinión, más del 70 % de los ciudadanos norteamericanos están a favor de legalizar a los inmigrantes que llevan mucho tiempo viviendo entre ellos. ¿Por qué boicotearlos a todos? y una última. ¿Cual será el efecto de este boicot sobre empresas como FEMSA, de origen mexicano, que operan licencias de franquicias norteamericanas (Coca-Cola en este caso?

En fin, decidan lo que decidan, por favor háganlo de manera consciente y no sólo por seguir a los demás. Informense y tomen una posición personal al respecto. Ya basta de ser el país de las marchas sin sentido, acabemos con la impresión de que podemos ser acarreados como ganado por cualquier orador con un mínimo de talento para entregar una arenga, sin siquiera cuestionar las razones para ello o la efectividad que pueda tener nuestra manifestación.
Se produjo un error en este gadget.