martes, mayo 2

Protestas ilógicas

El día de ayer escribía acerca del boicot en apoyo a los migrantes en Estados Unidos y hacía un llamado a manifestarse de manera inteligente e informada.

Y por la tarde me enteré de al menos una persona que hizo exactamente lo contrario. Tratándose de una sola persona podría carecer de importancia, de no ser porque el señor Alejandro Gómez, director del diario deportivo Record, está en una posición donde sus decisiones afectan a muchos.

Resulta que este señor decidió que la mejor forma de apoyar a los migrantes era haciendo un boicot informativo. El día de ayer el diario a su cargo no publicó una sola noticia generada en los Estados Unidos.

Imagino que la sola idea de que la gente en México no tuviese información de los resultados de las Ligas Mayores, o de las series de playoffs de la NBA y la NHL, o del draft colegial de la NFL debe haber puesto a temblar a más de una institución estadounidense.

¿En qué momento se le ocurrió a este señor que crear un vacio de información -y de algo tan trivial como pueden ser los temas deportivos- de este lado de la frontera pudiera considerarse una medida de protesta? Si bien puede tratarse de algo simbólico y totalmente válido, no deja de parecer absurdo.

Como absurdo resulta también que el señor se rasgue las vestiduras para protestar sobre los derechos a los migrantes en Estados Unidos, exigiendo igualdad de trato para todos, cuando durante meses se dedicó a escribir en su columna sobre como los jugadores naturalizados no debieran jugar en la selección mexicana de futbol simple y sencillamente porque no nacieron aquí.

Así que, señor Gómez, aún cuando su opinión personal es tan válida como la de cualquier otra persona, debe usted recordar que su posición como director de un diario y su oficio de periodista le confieren una gran responsabilidad, por lo que usted haría bien en fijar una postura congruente y libre de prejuicios y permitir que su diario cumpla su función como medio noticioso e informativo. Si lo que desea es un púlpito para expresar sus opiniones, siga usando su columna editorial, la cual por algo lleva su nombre.

Escrito por Alberto Calvo.
Se produjo un error en este gadget.