viernes, octubre 15

¿Maldito Superman o Superman Maldito?

El pasado domingo falleció el actor Christopher Reeve, mayormente conocido por haber interpretado al Hombre de Acero en cuatro películas. No tiene caso hacer demasiado hincapié al respecto aquí dado que Fate puso algo en su blog y yo hice algunos comentarios en el mío.

Además, consciente del tinte pesimista de la mayoría de mis textos recientes quiero hablar de algo un poco más banal, así que en este espacio quiero comentar sobre la supuesta maldición que pesa sobre Superman en el cine.

El personaje de Superman tuvo su origen en el primer número de la historieta Action Comics en 1938 y fue el primer superhéroe identificado como tal. Su primera incursión en otro medio se dio con la serie animada producida entre 1941 y 43 por los hermanos Fleischer. La voz de Superman era interpretada por Bud Collyer, quien después tuvo una exitosa carrera televisiva como conductor del programa de concursos “To Tell the Truth”. Volvió a prestar su voz en 1966 para “The New Adventures of Superman”, de la CBS y murió tres años después víctima de una enfermedad circulatoria.

La primera adaptación fílmica se dio en forma de un serial en 1948. El actor elegido para el papel protagónico fue Kirk Alyn. Alyn siempre se mostró orgulloso de haber obtenido el papel. Superman era, después de todo, la personificación del ideal americano. Concluido el serial Alyn entró en una fuerte depresión cuando se anunció que habría una serie de televisión de Superman con un actor diferente en el rol principal. Al no poder obtener ningún papel importante debido a que los estudios lo encasillaron como el Hombre de Acero, Alyn se retiró a vivir a Arizona, donde falleció a los 88 años tras sufrir diferentes enfermedades a través de los años.

George Reeves (sin relación alguna con Reeve) fue el actor seleccionado para encarnar al héroe en la serie de televisión en 1951. Reeves corrió la misma suerte que Alyn en cuanto al encasillamiento en un personaje. En 1959, contando con 45 años de edad, Reeves fue encontrado muerto en su casa con una herida de bala en la cabeza. Oficialmente se declaró como causa de muerte el suicidio, aún cuando no se hallaron las huellas de Reeves en el arma. Por otro lado se rumoraba que hacía algún tiempo sostenía un romance con la esposa de Eddie Mannix, cabeza de la MGM.

Y así llegamos a 1978 y la elección de Christopher Reeve para portar el emblemático uniforme. Reeve interpretó a Superman en cuatro películas entre 1978 y 1987 y se las arregló para hacerse de un sólido historial entre secuelas. Algunos de sus trabajos más memorables son en cintas como Somewhere in Time, Deathtrap, The Remains of the Day y Village of the Damned.

En mayo de 1995 sufrió un accidente al caer de un caballo y quedó paralizado del cuello hacia abajo. Desde entonces se dedicó a dar pláticas sobre superación personal y a cabildear en apoyo a la investigación con células madre con fines médicos, y aún así se dio tiempo para tener participación en diferentes películas y series de televisión. Hace algunas semanas fue atendido de una infección pero su salud siguió deteriorándose. Finalmente el domingo su cuerpo no aguantó más y Reeve falleció de insuficiencia cardiaca a los 52 años de edad.

Esto se convierte en el episodio más reciente de la “Maldición de Superman”. Se podría alegar que la última participación de Reeve en una cinta de Superman fue hace más de quince años. Pero en los últimos dos años Reeve había hecho apariciones en Smallville, serie de televisión que narra las aventuras de un joven Superman durante los años en que sus poderes comenzaron a manifestarse.

Otras supuestas víctimas de la misma maldición son Margot Kidder, quien interpretaba a Lois Lane en las cintas de Reeve y quien sufrió un colapso nervioso hace algunos años; y Richard Pryor, quien participó en Superman III y actualmente sufre de esclerosis múltiple.

Sin embargo, de ser cierta la maldición, habría que señalar al menos una notable excepción: Gene Hackman. Hackman ya era un actor conocido y respetado antes de interpretar a Lex Luthor en tres de las cuatro películas de Superman estelarizadas por Reeve, y desde entonces ha tenido una exitosa carrera, siendo identificado como uno de los mejores actores norteamericanos de la actualidad.

Entonces, ¿existe realmente una maldición? Yo creo que no. Más bien se trata de un caso de excesiva atención de los medios sobre la franquicia. Las tragedias sufridas por varios de los involucrados con Superman a través de los años son tristemente comunes en la industria del entretenimiento. Lo único que hace falta para iniciar un mito como el de la supuesta maldición es un periodista con las suficientes tablas como para presentar de manera creíble una sucesión de hechos dentro de un marco común teniendo como centro a Superman.

Maldición o no, descanse en paz, Christopher Reeve, quien demostró que no hacen falta superpoderes para ser un héroe.

Se produjo un error en este gadget.