martes, octubre 6

Larga Ausencia

Hacía mucho tiempo que no dejaba tan abandonado este blog como en las últimas semanas. La diferencia en esta ocasión es que lo hice de manera intencional.

Había llegado al punto en que me sentía presionado para publicar con regularidad, no al grado de estresarme pero si al de preparar posts al vapor simplemente para no dejar pasar más de un puñado de días sin actualizaciones. Luego de algunos días complicados en el trabajo en que se me complicó particularmente poner alguna actualización, decidí hacer un experimento: alejarme por completo de este blog durante varios días y ver si al cabo de ese periodo aún sentía la necesidad de mantenerlo vivo. Total, casi mil entradas y más de seis años después no sería tan poco como para sentirlo como una misión inconclusa, ¿cierto?

El sentirme completamente a gusto con el estado de mi otro blog y el hecho de que mi todavía -al menos eso espero- cómplice de necedades esté estrenando sitio también era un factor a considerar. El caso es que tras casi tres semanas de ausencia, he decidido que mi inhabilidad para quedarme callado y mi curiosidad siguen siendo una combinación que requiere de alguna salida. O sea que, para no hacer el rollo más cansado, todavía hay Hoguera de las Necedades para rato y desde mañana mismo debiera resumirse la actualización periódica del blog.

Aviso por si aún queda alguien allá afuera a quien le pudiese interesar.
Se produjo un error en este gadget.