lunes, abril 3

V for Vendetta

Esta es una reseña que me he estado guardando por diversas razones. Principalmente, porque todavía tengo sentimientos encontrados alrededor de la película. Pero creo que esa es la mejor razón para externar lo que pienso.

Primero, considero importante aclarar que ya vi la película dos veces. La primera fue el pasado domingo 19 en compañía de algunos amigos, y la segunda dos días más tarde acompañado de mi familia. Esta aclaración me parece pertinente porque tengo la idea de que el entorno influye en nuestro estado de ánimo y por tanto puede afectar la manera en que vemos las cosas. Así que empiezo con mis impresiones generales después de verla la primera vez.

James McTeigue hace su debut directorial con un ambicioso proyecto, marcado por la controversia desde su incepción debido al enfrentamiento entre Alan Moore, autor de la novela gráfica original, y la DC Comics, propietaria de los derechos de explotación de la obra y su compañía madre, Warner Brothers, quienes producen la película. Después, durante la post-producción de la cinta, ocurrieron los atentados en el metro londinense y se temió la cancelación del proyecto, pero el único aviso oficial fue el del retraso del estreno, cambiando del 5 de noviembre de 2005 al 16 de marzo de 2006.

Técnicamente la película no tiene ningún problema. McTeigue resultó ser un director muy capaz y consigue contar una historia con una habilidad incluso superior a la de sus "mentores", los hermanos Wachowsky, o al menos provoca esa impresión porque no abusa de las secuencias de acción o los efectos especiales, limitando su uso a aquellas escenas donde son necesarios o contribuyen de algún modo al desarrollo de la trama. La composición de escenas y el look en general de la película respetan en todo momento el trabajo de David Lloyd en el comic.

En cuanto a las actuaciones, Weaving es extraordinario -pese al guión-, Natalie Portman hace uno de los mejores trabajos de su carrera con el único pero de su intermitente acento -el cual de todos modos es muy suave y para la mayoría seguramente pasará desapercibido- John Hurt no tiene mucho que hacer pero cumple como Big Bro... es decir, el Canciller Sutton, en tanto que Stephen Rea está a su nivel acostumbrado y el resto del reparto secundario, compuesto mayormente por actores británicos, hace un trabajo bastante satisfactorio.

En cuanto al guión, es una decente adaptación de la historia. Pero es aquí donde llegamos a mis sentimientos encontrados. La adaptación, como era de esperarse, cambia varios elementos de la NG original, algunos con mejores resultados -incluso algunos totalmente necesarios- que otros. Los diálogos son simple y sencillamente horribles. Se abusa de las citas literarias, las cuales contribuyen a construir el aspecto melodramático de V, pero aquí son usadas con mal gusto y en exceso, al grado de rayar en la farsa. Lo que es una verdadera pena, pues Hugo Weaving es uno de los pocos actores que puede dar vida a un personaje utilizando sólo las inflexiones de su voz.

Pero lo que me molesta es que, aún cuando la historia está ahí, el subtexto no. La historia de Moore está plagada de un sutil aire subversivo que no se encuentra en la película. Caos, anarquía y un par de espectaculares actos terroristas no pueden suplantar ideas. Y siendo ese el caso, considero más que apropiado que los créditos digan "basada en la novela gráfica ilustrada por David Lloyd" y no aparezca el nombre de Alan Moore. Los visuales están ahí, pero no todo el contenido. Tal parece que las ideas son a prueba de balas, pero no a prueba de Hollywood.

Debido a que todas mis objeciones son totalmente subjetivas y obedecen mayormente a lo que considero un tratamiento inapropiado de las ideas y el subtexto de la NG, he decidido no discutirlas aquí, sino en mi blog, donde espero publicar el texto entre hoy por la noche y mañana a estas horas. Por ahora, sólo comento que V for Vendetta es una película de acción bien realizada, con una historia actual y de caracter universal que sin duda dejará satisfechos a la mayor parte de los expectadores.

A no ser, claro, que sean un poco más críticos que el promedio de la gente en lo que se refiere al contenido ideológico de la ficción contemporánea, o que estén en contra del uso de la ficción popular como medio de propaganda. Más detalles en Get Out of My Head!

Editado el 8 de abril a las 5:50 AM para añadir/editar enlaces.
Se produjo un error en este gadget.