miércoles, abril 26

El hombre está a merced de las mujeres

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, de la Gran Bretaña, los hombres expuestos a imágenes de mujeres atractivas o otros estímulos sugerentemente sexuales, pierden la capacidad para razonar adecuadamente y tomar decisiones de una manera imparcial.

El estudio fue conducido por Bram van den Bergh y Siegfried Dewitte, de la Universidad de Leuven, en Bélgica. Trabajaron con 44 voluntarios de entre 18 y 28 años y los sometieron a una competencia de toma de decisiones financieras. Los sujetos fueron separados de dos en dos, y un integrante de cada par recibía fotos de mujeres atractivas antes de cada prueba. En ocasiones también se les dió lencería para que escogieran la que encontraban más atractiva. Las respuestas de los hombres que habían visto las fotos o la lencería se volvieron erráticas y mostraron una mayor inclinación a mentir o a aceptar tratos desiguales.

Posteriormente los investigadores revisaron los niveles de testosterona de los participantes y llegaron a la conclusión de que los hombres con niveles más altos fueron los más afectados por la exposición a elementos sugerentemente sexuales. "Todos creemos ser seres racionales, pero lo que nuestra investigación sugiere... es que la gente con altos niveles de testosterona son muy vulnerables a insinuaciones sexuales. Si éstas no se presentan su comportamiento es normal, pero en cuanto reciben algún estímulo se vuelven impulsivos", declaró el Dr. Dewitte. "Se trata de una tendencia, así que es algo con lo que podemos aprender a lidiar."

Ambos investigadores están realizando estudios similares con mujeres en busca de algún equivalente, pero hasta ahora todo indica que no responden del mismo modo a estímulos visuales.

Así que señoras, señoritas, la ciencia lo ha demostrado. Si nos distraemos al andar en la calle o volteamos a ver a otra mujer, se trata de un impulso hormonal inherente al hombre y no es intencional.

Lo triste es que esto puede llegar a probar que una máxima de la publicidad contemporánea tiene bases científicas: "EL SEXO VENDE".

Notas de prensa en inglés aquí y aquí, o en español aquí.

Nota buscada tras una sugerencia de Juan Carlos.
Se produjo un error en este gadget.