domingo, mayo 9

Un último comentario sobre 98.5

Llego mayo y con ello la fecha señalada para la presentación de la nueva propuesta del 98.5. "Nueva propuesta" siendo sólo un decir. El pasado sábado 1° de mayo todo vestigio de lo que alguna vez fuese Radioactivo dejó de existir cuando la estación comenzó a tocar pop en español. Si Maná en el 98.5 no señalaba el fin no se que más hacía falta. Hacia el mediodía se transmitió un programa especial bajo el nombre de "Reporte Cero", el cual fue una especie de programa piloto de lo que desde el lunes 3 es Reporte 98.5, nuevo apelativo de la estación. Presentando una oferta de noticias enfocadas al Distrito Federal y su área conurbada, Reporte 98.5 cuenta con un equipo de comentaristas veteranos tanto de la radio como de la televisión. Guillermo Ortega, Javier Alatorre, Jorge Garralda, Martín Espinoza, Gustavo Adolfo Infante, Javier Alarcón y Ciro Di Constanzo son los responsables del nuevo rumbo de la emisora.

No tengo nada en contra de los noticieros radiofónicos pero, ¿realmente necesitamos tantos? Basta dar una vuelta por el cuadrante todas las mañanas entre las 6 y las 10 AM para entender a que me refiero. Y aún cuando esto parecía un fenómeno exclusivo de AM en tiempos recientes ha ido invadiendo también el FM. Las únicas emisoras "exentas" de noticias parecen ser aquellas dedicadas a la música grupera/norteña/tropical o al pop juvenil en español. Pero lo que encuentro verdaderamente preocupante es la gran similitud existente entre todas las emisiones de noticias que se transmiten diariamente. TODAS suenan igual. Nino Canún, Gutierrez Vivó, Guillermo Ortega, Ferris de Con. TODOS suenan igual. Y si eso no fuera suficiente resulta que algunos de estos programas son transmitidos simultáneamente en más de una estación. ¿Porque tenemos tres estaciones transmitiendo "Monitor" de Gutierrez Vivó y otras tres transmitiendo "Monitor de Radio Centro"? Sumando esto a los diferentes enlaces entre estaciones de otras cadenas como Organización Radiofórmula o Núcleo Radio Mil nos encontramos con una docena de estaciones que ofrecen solamente cuatro o cinco programas diferentes.

¿No existe alguna serie de regulaciones al respecto? Todas las frecuencias de la radio comercial mexicana pertenecen al Estado, mismo que otorga concesiones para operarlas. ¿No debiera entonces haber una forma de asegurarse que los concesionarios usen adecuadamente dichas frecuencias? ¿Porque otorgar varias concesiones a una empresa que sólo puede ofrecer uno o dos contenidos diferentes? El gobierno habla de libertad de expresión y de una apertura de medios, pero considero que sería congruente que los medios se abriesen y ejercieran dicha libertad. De otro modo no tiene caso alguno que las autoridades den libertad de contenido si los responsables de manejar los medios no pretenden ofrecer ninguna propuesta.

Se produjo un error en este gadget.