domingo, octubre 17

La Televisión que Merecemos ¿O la Única que Tenemos?

Esta semana se anunció la quiebra de DirecTV México, así como la adquisición de su cartera de clientes por parte de Sky.

¿Qué significa esto? Que a partir del próximo año, una vez concluida la transición por el cierre de operaciones de DirecTV, Sky será el único proveedor de televisión restringida vía satélite en nuestro país.

Ahora bien, esto no necesariamente sería algo malo, sobre todo teniendo en cuenta que Sky tenía más de tres veces y media más suscriptores que DirecTV (942,000 contra 260,ooo), lo cual implica que los suscriptores afectados somos los menos, de no ser porque Sky es una empresa subsidiaria de Televisa, el grupo televisivo más grande de América Latina y uno de los más importantes a nivel mundial y quienes también son operadores de la única compañía de televisión por cable con cobertura nacional -Cablevisión-.

Televisa cuenta con una red de señales locales, nacionales e internacionales, con el único sistema nacional de televisión por cable en México, y ahora también son dueños del único proovedor de televisión de paga vía satélite. Y sin embargo alegan que no son y no pretenden ser un monopolio.

News Corporation, propietarios de DirecTV México conservan aún derechos sobre su plataforma de transmisión en diferentes países de Latinoamérica y tienen opción a participar hasta en un 15% de las acciones de Sky, dependiendo de la cantidad de clientes de DirecTV que decidan quedarse con dicha empresa. El convenio también incluye diferentes cláusulas de cooperación entre ambas empresas y DirecTV Group para ofrecer sus servicios de manera coordinada en todo el continente, así como la cesión de contenidos de Televisa para ser usados en los sistemas restantes de News Corporation en Sudamérica.

O para ponerlo en términos más claros, News Corporation y Sky han decidido repartirse el continente dependiendo de quien de los dos tenga más fuerza en cada país. Si este monstruo de dos cabezas no es un monopolio alguien tiene que explicarme la diferencia.

Lo que realmente me parece preocupante es la observación de varios analistas en cuanto a que el mayor obstáculo de DirecTV para aumentar su cartera de clientes fue su imposibilidad para llegar a un acuerdo que le permitiese adquirir las señales de los contenidos originales de Televisa. O lo que es lo mismo, la gente no adquiría DirecTV porque ahí no podía ver telenovelas, ni Big Brother, ni las transmisiones del futbol nacional o cualquier otro contenido generado por Televisa. No sé si reir o llorar.

Sólo espero que esto no degenere aún más la calidad de los contenidos y que por el contrario ayude a enriquecer la oferta de canales en los sistemas restantes. Pero no albergo muchas esperanzas.


Se produjo un error en este gadget.