miércoles, abril 7

Mail Gratuito de Google, ¿A que Precio?

Hace algunos días Google Inc., empresa propietaria del popular motor de búsqueda del mismo nombre anunció el lanzamiento de Gmail, un servicio gratuito de e-mail que entrará en servicio más adelante este año. De destacar en su anuncio fue la noticia de que utilizarán una plataforma diferente a la de otros proveedores del mismo servicio ya que Gmail funcionará bajo los mismos principios de su motor de búsqueda.

Pero lo que realmente causó sorpresa fue el anuncio de que Gmail ofrecerá a sus suscriptores 1 GB de memoria.

¿Y cual es la trampa?

De acuerdo con algunas organizaciones dedicadas a la protección de la privacía en Internet (links al final del texto), Gmail piensa incurrir en algunas prácticas poco éticas e incluso ilegales en algunos sistemas judiciales del mundo.

Aún cuando el servicio todavía no está disponible muchos críticos están tratando de ejercer presión para que la compañía abandone las políticas de manejo de la información que planea poner en acción, tales como escanear electrónicamente el contenido de los mensajes a fin de distribuir anuncios “relevantes” junto con los mensajes entrantes. Este escaneo de mensajes preocupa a algunos activistas quienes consideran que la intención de Google es insertar anuncios en base al contenido de los mensajes. Por ejemplo, si aparece una discusión acerca de un viaje este mensaje incluiría anuncios ó links de hoteles, líneas aéreas o agencias de viajes.

Google afirma que el contenido de los mensajes será única y exclusivamente realizado por computadoras, pero mucha gente está preocupada por el hecho de que este sistema permitiría a Google capitalizar también en mensajes enviados o recibidos por gente que no posea una cuenta de Gmail.
La compañía piensa que la comercialización del servicio de e-mail es un pequeño precio que pagar a cambio de un servicio que ofrece una manera más rápida y limpia de manejar una cuenta de correo y una capacidad de almacenaje que es más de 500 veces mayor a la ofrecida por algunos de los proveedores del servicio líderes en el ramo. Además afirman que la mayoría de los mensajes recibidos en Gmail ni siquiera contendrán publicidad. Wayne Rosing, VP de Ingeniería de Google Inc. afirma que “Nuestros consumidores pueden esperar que tratemos su e-mail como algo privado y con el mayor respeto” y añadió que “...no estamos haciendo nada irrazonable”. Asimismo, sin dar más detalles declaró que desde el anuncio de la compañía han recibido solicitudes de cientos de miles de usuarios interesados en obtener una cuenta.

Los críticos atribuyen ésta respuesta a la posibilidad de adquirir una cuenta de 1 Gb de manera gratuita, pero alegan que esa capacidad de almacenaje -aproximadamente el equivalente a 500,000 páginas de texto- no vale lo suficiente como para que alguien renuncie a su derecho a la Privacía. De acuerdo con estimados de algunas organizaciones cada Gb ofrecido por Google tendría un costo para la compañía de unos US$10 al año, sin duda un precio muy bajo a cambio de construir una audiencia potencial que seguramente será altamente valorada por los anunciantes. “Para nosotros no existe diferencia entre esto y permitir que el Servicio Postal abra tu correspondencia o a que alguna compañía telefónica escuche tus conversaciones”, afirma Chris Hoofnagle, Director Asociado del Electronic Privacy Information Center (EPIC). “La gente estaría desechando la protección de sus comunicaciones electrónicas a cambio de unos cuantos dólares”, añadió.

Algunos activistas han manifestado preocupación de que el análisis hecho por Gmail a los mensajes sea aún más intenso que los filtros utilizados para intentar detectar la distribución de virus y spam. Otro factor de preocupación es que Google incluye una clausula que afirma que podrían quedar copias residuales de algunos mensajes en sus servidores, aún después de haber sido borrados de su cuenta por el usuario, e incluso aún despues de que algún usuario cancelara una cuenta. Esta acumulación de información podría estar violando algunas leyes europeas y algunos grupos ya han presentado una incorformidad ante autoridades británicas.

“El hecho de que tanta gente tenga almacenada la historia de sus comunicaciones en las computadoras de Google las convierte en una valuable fuente de información con toda clase de consecuencias no previstas”, afirma Simon Davies, Director de Privacy International, organismo basado en Londres y responsable de la querella presentada en el Reino Unido.
*** *** *** *** ***
La información anterior fue compilada de una nota de la agencia AP y de los siguientes sitios web:

http://www.gmail.com
http://www.privacyrights.org
http://www.privacyinternational.org
http://www.epic.org

A mi me parece que esto se veía venir. Siempre ha sido un secreto a voces que la información es poder y que la mercancia comercialmente más valiosa a futuro sería precisamente la información. Pues finalmente una compañía se dió cuenta de esto y decidió capitalizar al respecto. Y no me sorprende tampoco que haya sido Google, compañía famosa por la gran cantidad de información almacenada y manejada por su motor de búsqueda.

En cuanto al uso del contenido para personalizar la publicidad debo admitir que no me parece ni extraño ni molesto. ¿Cuantas veces se topan ustedes con cuestionarios sobre intereses y preferencias al abrir una cuenta de correo? Estos son elaborados con el fin de poder enviar publicidad relacionada a esos intereses a su cuenta. A mi me parece que la idea de Google es llevar la “publicidad personalizada” un paso más allá ¿Y que me dicen de la gran cantidad de banners y pop-ups que infestan todos los sitios de correo gratuito? La mayor parte de ellos ofrecen productos y servicios que no nos interesan. Y ni hablar de todos esos mails ofreciendo Viagra y técnicas para aumentar el tamaño del pene que nos llegan cotidianamente a todos.

Retomando el ejemplo citado en la nota, ¿realmente sería molesto recibir información de Agencias de Viajes, Aerolíneas y Hoteles en correos en los cuales estás discutiendo un viaje? Yo creo que no.

Pero por otro lado, ¿estamos realmente dispuestos a permitir que el contenido de nuestras comunicaciones sea revisado? ¿Aún cuando se afirme que sólo habrá máquinas involucradas en el proceso? Creo que esa es una pregunta digna de reflexión.

Y por cierto, ¿no les recuerda esta situación a otra de las ideas planteadas por Orwell en 1984?
¡¡ARGHHH!! ¡Maldito Big Brother!



Se produjo un error en este gadget.