jueves, febrero 16

Libertad de expresión y sentido común

Ya que andamos con el tema de la libertad de expresión, considero adecuado mencionar un asunto más local al cual no había podido dedicar antes la importancia merecida.

Resulta que el Sr. Carlos Aristóteles Martínez Zavala, director de la empresa Mundo Universitario (la cual aún no estoy seguro exactamente a que se dedica), ha amenazado con iniciar acciones legales en contra de tres blogueros porque estos tuvieron el "atrevimiento" de criticar un anuncio de oferta de trabajo. Uno de los blogueros en cuestión es Fate, uno de los colaboradores de este blog.

Todo empezó con un post de Fate en su blog, en el cual hablaba de los contras de manejar cualquier empresa a base de empleados multiusos. Alejandra Montemayor comentó a ese post y decidió darle seguimiento con otro texto en su propio blog, Cenit19. Este post fue comentado por Luis y por Fate, y tal parece que fue entonces cuando el Sr. Martínez se percató de que se había convertido en el foco de interés de un pequeño sector de la blogósfera mexicana.

Su reacción es casi tan incomprensible como la oferta de trabajo que criticó originalmente Alejandra. A ella le envió un correo para pedirle, de manera altanera y poco respetuosa, que borrase su crítica. De hecho, en un aparente desconocimiento de lo que es un blog, le pide borrar su "blogcito" amenazando con iniciar acciones legales en su contra si no lo hace.

Después procedió a contactar a Luis y a Fate. A este último lo contactó telefónicamente luego de hacerse con el número a base de mentiras, molestando a la madre de Fate en el proceso. En el Book of Fate pueden escuchar el audio de la amenaza. Me parece importante señalar que en ningún caso se tomó el señor la molestia de utilizar su nombre, lo cual no estoy seguro si constituye un acto de prudencia o de cobardía.

Creo que sólo hace falta un poco de sentido común para darse cuenta de lo ilógico que resulta pedir que un diseñador tenga conocimientos de programación, pero es bien sabido que el sentido común es el menos común de los sentidos, así que tal vez ese error no deba echarsele en cara al señor Martínez. Lo que si se le puede echar en cara es el ofenderse porque los demás si se hayan percatado de su fallo.

Dado que todo esto tiene ya más de una semana, el caso se ha difundido ampliamente en la blogósfera y es posible encontrar más información y comentarios en Meneame.net, El Blog de Tere, Isopixel, Ozzo's Blog, Roman TM, DOS:22, el Blog de Webmasters México, NADA de NADA y en Munoz.com.mx

Originalmente iba a visitar el sitio de Mundo Universitario para hacer una crítica (como no me gusta) objetiva y a fondo del mismo, pero después de algunos momentos intentando navegar por el sitio opté por cerrar la pestaña y dejarlo para otra ocasión. Mi única duda es, como cibernautas, ¿podríamos demandar al señor Martínez por el ataque estético perpetrado por su sitio en contra de sus visitantes? No lo creo. El señor está en todo su derecho de ejercer su libertad de expresión y publicar lo que guste en su sitio sin importar si es bueno o malo, feo o bonito.

Y del mismo modo que nosotros no nos vamos a desgarrar las vestiduras ni a exigir que la Comisión de Derechos Humanos o alguna otra ONG acuda a la defensa de nuestros ofendidos sentidos (empezando por el común), el señor Martínez debería ocupar su tiempo en encontrar a un diseñador y a un desarrollador (si, dos personas diferentes) para que le ayuden a arreglar su sitio y prestar los servicios que ofrece.
Se produjo un error en este gadget.