sábado, mayo 29

Terrorismo Psicológico

Hace algunos días Santiago me comentó que su próxima antología será de Ciencia Ficción, así que estaba yo dándole vueltas en la cabeza a algunas ideas mientras trataba de decidir que clase de historia me gustaria contar. Un truco al que recurro en varias ocasiones es repasar parte de mi material favorito del género y escoger algún tópico que siento que no se ha explotado lo suficiente o del cual me gustaría ver más.

Y en eso estaba cuando de repente el miércoles me topo con la conferencia de prensa conjunta del Procurador General de los Estados Unidos y el Director del FBI. Aún no estoy seguro si mi reacción fue uno de esos extraños deja vu de algo que no me tocó vivir, o de risa ante lo ridículo de la situación. Es más que evidente que se trata de un año electoral en los EE UU y ahora también es evidente que la administración Bush se siente perdida. ¿De que otro modo se podría explicar la posición presentada por algunos de sus funcionarios?

El mensaje dado por el Procurador Ashcroft y el Director Mueller me causó reacciones encontradas por su contenido. Mencioné lo del deja vu porque aún cuando la cacería de brujas dirigida por el senador McCarthy al principio de la Guerra Fría no me tocó ni geográfica ni cronológicamente si llegaron a mi las repercusiones de la misma a través de diferentes medios. Su impacto se dejó sentir en el cine, la TV y las publicaciones de la época, pero muy especialmente en la literatura de Ciencia Ficción. Y tras escuchar las declaraciones de Ashcroft y Mueller me pareció mucho más fácil entender el sentir de aquellos autores.

Resulta realmente patético ver a los funcionarios gubernamentales tratar de ganar adeptos a su bando político a través del miedo y la intimidación. Algunas frases en especial, como “Al Qaeda ha cambiado de cara y puede aparecer en donde menos lo esperemos”, ó “Cualquiera podría ser un terrorista disfrazado entre nosotros”, rematadas por peticiones como “pedimos a la gente, no sólo en América sino también en el extranjero estar alerta”, ó “pedimos a los ciudadanos estar al pendiente de sujetos o eventos sospechosos en su comunidad”, son las que me hacen relacionar esta postura con la del senador McCarthy, sólo que ahora se trata de la amenaza terrorista y no de los comunistas. Si añadimos esto a los eventos de meses recientes en donde la administración Bush ha desatado diferentes iniciativas de ultraderecha para tener un mayor control sobre los medios (acciones que, por cierto, parecen estar reventándole en la cara recientemente), nos topamos con un intento de autoritarismo en el país “más libre” del mundo. Como dije antes, patético.

Pero a lo que me refería era a lo siguiente. Si bien es cierto que la Ciencia Ficción nunca ha sufrido por falta de temas a explorar también lo es que siempre ha sido uno de los géneros más comprometidos a lidiar con los problemas cotidianos de las sociedades humanas. ¿Y dadas las condiciones actuales, que podría diferenciar el trabajo de un autor actual con el de alguien de los cincuentas? En fin, lo mejor que puedo esperar es que ocurra algo similar a lo que ocurrió entonces. Una revolución del género por los nuevos autores que estaban cansados del status quo y buscaban nuevos temas que analizar y diferentes formas de exponerlos. Espero pronto poder descubrir al Harlan Ellison o al Philip Jose Farmer de nuestra generación.
Se produjo un error en este gadget.