lunes, 22 de febrero de 2021

Use of Weapons, de Iain M. Banks (Culture 03)

Ahora que retomé mis comentarios de libros, tenía que dedicar espacio a la saga de La Cultura, de Iain M. Banks, una de mis series favoritas de ciencia ficción, género que de toda la vida ha sido uno de mis preferidos. Años atrás había comentado The Wasp Factory y Walking on Glass, las dos primeras novelas de Banks, que no son de ciencia ficción y están firmadas como Iain Banks, sin la M intermedia, que sólo usaba en libros de cf. Hace unos meses compartí mi reseña de Consider Phlebas (Pensad en Flebas), primer libro de la saga, y un par de meses después comenté la segunda entrega, The Player of Games (El Jugador).

Para seguir con sus novelas de ciencia ficción, toca turno a la tercera entrega de La Cultura, Use of Weapons (El Uso de las Armas), publicada en 1990. Aunque esta novela apareció dentro de la misma colección en que descubrí las dos primeras de la serie, ésta no la leí en aquel entonces.

Pasaron varios años antes de poder hacerme con una copia, y cuando esto sucedió ya fue en su edición en inglés, así que fue la primera historia de Banks que leí en su idioma original, y desde entonces no he vuelto a leer traducciones de ninguna de sus obras. Cabe recordar que La Cultura pertenece al subgénero de las space operas, nombre con que se identifica a las historias de aventuras espaciales.

La Cultura es el nombre con que se conoce a una utópica civilización avanzada formada por alienígenas humanoides e inteligencias artificiales super inteligentes, la cual ha hallado el modo de satisfacer todas sus necesidades, por lo que sus habitantes llevan un estilo de vida hedonista que refleja un socialismo utópico en que a nadie le falta nada. Sin nada mejor que hacer con su tiempo, ahora se expanden por el universo en busca de ayudar al desarrollo de otras civilizaciones.

Use of Weapons cuenta la historia de Cheradenine Zakalwe, un hombre nacido fuera de La Cultura y reclutado por Circunstancias Especiales, división a cargo de influir el desarrollo de civilizaciones menos desarrolladas, para la que fue uno de sus agentes más importantes, responsable de alterar el destino de planetas enteros para servir a los propósitos de La Cultura, operando como una mezcla de espía, diplomático y asesino a sueldo. La novela está narrada en dos hilos paralelos que se mueven en dirección opuesta, con una numeración que indica esta peculiar cualidad: Uno, XIII, Dos, XII, Tres, XI, etc.

El primero de esos hilos narra una historia completa y conclusiva, que sigue a Sma y el dron Skaffen-Amstiskaw, encomendados con la misión de localizar a Zakalwe, que se exilió años atrás luego de una misión, pues desean contratar sus servicios para estabilizar la situación política en un cúmulo estelar donde ya había intervenido previamente. Tras algunas complicaciones, logran encontrarlo y Zakalwe acepta el trabajo, y como único pago exige que La Cultura le consiga la ubicación de una misteriosa mujer llamada Livueta, quien fue parte importante de su pasado.

La otra narrativa narra lo sucedido en las misiones anteriores de Zakalwe para La Cultura, con cada nuevo capítulo moviéndose un poco más hacia el pasado, hasta llegar a la infancia y juventud de Zakalwe, donde conocemos a Livueta y entendemos por qué es tan importante para él poder encontrarla.

Es importante señalar que estos episodios están escritos como una narrativa separada, y cada capítulo narra un pasaje entero de la vida de Zakalwe, que se van sumando y poco a poco nos aclaran muchas de sus acciones y obsesiones.

La inusual estructura de la historia puede ser un tanto confusa al principio, sobre todo porque ambas narrativas incluyen sus propios flashbacks, pero en realidad no es tan complicado seguirla y uno se acostumbra bastante rápido. El efecto de desarrollar de esa manera a su protagonista es difícil de describir, pues poco a poco entendemos cómo es que este individuo fue evolucionando hasta convertirse en el eficiente e implacable agente de La Cultura, y permite ocultar una revelación devastadora que afecta nuestra percepción de la historia completa.

Me parece importante señalar que cada una de las novelas de La Cultura es una historia completa y autocontenida, y lo único que tienen en común es el espacio en que se desarrollan, además, claro, de la presencia de la avanzada civilización que le da nombre a la serie. Imagino que muchos están pensando que una sociedad libre de conflictos, en la que nadie tiene necesidad de trabajar y nadie sufre carencia alguna, donde todo es operado por inteligencias artificiales, suena como una premisa muy aburrida para una serie de aventuras espaciales, y creo que justo eso es lo que hace que el trabajo de Banks sea tan respetado.

El talentoso autor escocés usa a La Cultura como punto de referencia para explorar diversos temas, y por lo regular la historia se centra en las sociedades con las que interactúan, muchas de las cuales podemos identificar como paralelos a algún aspecto de nuestra propia civilización. Quizás Consider Phlebas lo hizo de un modo más sutil, pero me queda claro que un tema subyacente en la serie es el peligro que puede representar una sociedad utópica cuando intenta moldear a otras sin siquiera tomar en cuenta los deseos de los demás. Incluso habría que cuestionarnos qué tan satisfechos están sus propios habitantes cuando ni siquiera son ellos quienes deciden el curso de acción tanto al interior como al exterior de su civilización.

La construcción de mundos de Banks es impecable, pues a pesar de que es muy fácil hallar ecos de diversas culturas de nuestro propio mundo, el escritor se las arregla para dotarlas de detalles exóticos o inusuales que dejan manifiesta su condición alienígena sin renunciar al efecto que produce nuestra capacidad de empatizar y simpatizar con sus habitantes.

Cuando Banks inició esta saga, su elegante prosa era algo muy poco común en la ficción especulativa, pero esto no quiere decir que la capacidad de lidiar con temas filosóficos o de gran complejidad literaria esté peleado de la habilidad para contar historias entretenidas y emocionantes.

En ese aspecto tengo la impresión de que Use of Weapons es quizás la mejor lograda de las novelas de La Cultura, y estoy seguro de que es la más oscura de ellas. No sólo nos ofrece un nuevo punto de vista acerca del funcionamiento de esta utópica sociedad, sino que representa una profunda meditación sobre temas como la guerra y la culpa, incrustada en una compleja y entretenida historia en que la crueldad y ambigüedad moral toman un rol muy importante en la lucha de un hombre por hallar la redención, incluso cuando él mismo no está dispuesto a perdonar su propio pasado. Esta novela fue nominada tanto al British Science Fiction Association Award como al Arthur C. Clarke Award.

En resumen, Use of Weapons es una compleja y entretenida historia de ciencia ficción, e incluso me atrevería a decir que se trata de una lectura obligada para cualquier lector que desee ver los alcances que la ciencia ficción puede tener una vez que quedan atrás todos los que prejuicios con que muchos todavía ven a este género. Por otro lado, me parece una excelente opción para que lectores que miran con recelo a este género se convenzan de que la realidad es muy diferente a lo que imaginan. Lectura bastante recomendada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario