martes, noviembre 22

El Puente Moisés

No se me ocurre nada más apropiado para iniciar una semana post- puente (al menos en México) que compartiendo uno de los puentes más inusuales que he visto.

Se trata del Moses Bridge (Puente Moisés), y es una obra del estudio de diseño y arquitectura RO & AD Architecten. Obviamente su nombre proviene del hecho de que divide las aguas en vez de pasar sobre ellas, como ocurre con los puentes tradicionales.


No es de extrañar que este puente haya sido construido en un país donde a nadie espanta la idea de caminar por debajo del nivel del agua: Holanda, también conocido como Países Bajos. A la distancia el puente resulta virtualmente invisible, lo que ayuda a preservar el paisaje, pues el agua refleja el follaje existente a ambos lados del agua.


El puente fue construido con madera tecnológicamente tratada para mejorar su estabilidad y durabilidad, y su construcción le ha valido a RO & AD una nominación a los Premios Holandeses de Diseño 2011.


El puente permite a los turistas ingresar a un viejo fuerte del siglo XVII de una manera atractiva y original. LOs fuertes y fosos que se encuentran en la frontera oeste del país fueron originalmente construidos para contener las constantes invasiones españolas y francesas.


Este foso, como la mayoría de los que se construyeron en la época, no es muy profundo, pues se buscaba impedir al enemigo la utilización de embarcaciones para cruzarlo, resultando apenas lo suficientemente hondo como para desalentar cualquier intento de atravesarlo a pie cargando armas o equipo.

Curioso, bonito y funcional. Poco o nada más se puede pedir de una construcción con conciencia ecológica.

Vía Inhabitat
Se produjo un error en este gadget.