miércoles, julio 13

65 Años de bikinis


Hace algunos días se celebraron 65 años de la presentación del primer bikini, y creo que se trata de un evento que no podíamos dejar de celebrar aunque sea con un poco de retraso.

El popular traje de baño de dos piezas es una creación del diseñador Louis Réard, quien aparentemente pasó muchos apuros para encontrar una modelo dispuesta a utilizar el atrevido atuendo en un evento público. Afortunadamente Réard encontró en Micheline Bernardini, una corista francesa de 19 años de edad, a su modelo, y fue ella quien lució un bikini decorado con una impresión de periódico durante un evento de modas realizado el 5 de julio de 1946 en la Piscine Molitor de Paris.

A pesar de los temores de Réard y los organizadores del evento, el bikini fue un éxito y convirtió a Bernardini en una celebridad instantánea, pues la joven recibió correspondencia de más de 50,000 fans en unas cuantas semanas.

Desde entonces el bikini ha gozado de gran popularidad y se le puede ver no solo en playas de todo el mundo, si no como una parte importante de la cultura popular occidental, y he aquí algunos de los ejemplos más conocidos.

Ursula Andress se convirtió en la primera chica Bond al interpretar a Honey Ryder en Dr. No (El Satánico Dr. No), primera película de la popular saga de aventuras del agente 007. Andress dejó su huella en la serie y en la cultura popular al emerger del mar vistiendo un bikini blanco complementado con un cinturón, atuendo que ha sido empleado como homenaje y parodia en toda clase de películas y series de tv, desde Austin Powers hasta en la misma franquicia de James Bond, pues Halle Berry porta un atuendo similar pero de color anaranjado en Die Another Day (Otro Día para Morir).

El bikini utilizado por Andress fue vendido en una subasta en el 2001, alcanzando el increíble precio de sesenta y un mil quinientos dólares.

Una parte importante de la cultura del bikini es la edición anual del especial de trajes de baño de la revista deportiva Sports Illustrated, misma que atrae la atención de lectores que no siguen regularmente la revista y que además genera cobertura en otros medios y es objeto de especiales de televisión y la edición de un popular y exitoso calendario año con año. La primera edición del Sports Illustrated Swimsuit Special apareció en 1964.

La modelo elegida para adornar aquella portada fue la alemana Babette March, quien, teniendo de fondo las playas de Cozumel, México, lucía un traje blanco de dos piezas que para los estándares actuales bien podría ser calificado de recatado. La redacción de la revista se vio inundada de correspondencia de los lectores, quienes no solo se mostraban entusiasmados por conocer a la modelo, a quien invitaban a salir o vacacionar con ellos, si no que muchos de ellos incluso escribieron para proponerle matrimonio.

El ser seleccionada para adornar la portada es considerado como uno de los puntos más altos en la carrera de una modelo, equiparable tal vez solo a la portada del catálogo de Victoria's Secret.

Finalmente, los ochentas tienen dos momentos relacionados con bikinis que marcaron a toda una generación. El primero de ellos data de 1982 y pertenece a una película que bien podría considerarse actualmente como de culto: Fast Times at Ridgemont High (que si no mal recuerdo en México y Latinoamérica se lamaba Picardías Estudiantiles).

Esa película es recordada por algunos como una de las primeras actuaciones de Sean Penn o Jennifer Jason Leigh, o como uno de los primeros guiones de Cameron Crowe en ser llevados al cine. Incluso para aquellos más observadores y dedicados a la trivia, representa algunas de las primeras apariciones en pantalla de Nicholas Cage o Forest Whitaker.

Sin embargo, para muchos otros esta película resulta inolvidable por la aparición de Phoebe Cates en el papel de Linda Barrett, o más específicamente por aquella escena donde se le ve emerger de una piscina luciendo un bikini rojo. Supongo que el hecho de que instantes después se despoje del mismo también puede tener algo que ver con su popularidad.

El otro famoso bikini ochentero viene de la última parte de la trilogía de Star Wars, The Return of the Jedi (El Regreso del Jedi). En esa película vemos como, tras un fallido intento por rescatar a Han Solo de la sala de trofeos de Jabba the Hutt, la Princesa Leia es capturada y forzada a incorporarse a las esclavas del repugnante lord criminal.

El atuendo de esclava de Leia es un bikini hecho de latón, cuyo impacto en la cultura popular se sigue sintiendo a casi treinta años de distancia, pues a la fecha sigue siendo uno de los disfraces preferidos por cosplayeras alrededor del mundo, quienes aprovechan cualquier evento o convención para mostrar su versión del popular atuendo aún a pesar de ser considerado como una prenda terriblemente incómoda, habiendo sido descrito por Carrie Fisher como la clase de atuendo que las supermodelos usarán en el infierno.

En fin, esos son solo algunos de los más notorios que recuerdo de momento, pero hay muchos bikinis más que por una u otra razón dejaron marca en la cultura popular contemporánea. ¿Recuerdan ustedes alguno en particular que no este mencionado aquí? ¿Tienen algo que comentar sobre los que mencionamos o sobre los bikinis en general? Nos encantaría leer al respecto.
Se produjo un error en este gadget.