miércoles, marzo 23

Elizabeth Taylor (1932-2011)

Elizabeth "Liz" Taylor, legendaria actriz británico-americana, falleció esta mañana en un hospital de Los Angeles, California.

Elizabeth Rosemond Taylor nació en Hampstead, Inglaterra, hija de un matrimonio norteamericano residido en aquel país. Poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, sus padres decidieron regresar a los Estados Unidos a fin de alejarse de cualquier posible conflicto. Por amistades de su madre Taylor pudo conocer a uno de los principales accionistas de Universal Pictures, y a los nueve años firmó un contrato de seis meses y tuvo su primera actuación en una película, There's One Born Every Minute.


Universal no renovó su contrato, pero algunos meses más tarde MGM la contrató para aparecer en Lassie Comes Home junto a la estrella infantil Roddy McDowall. La película fue un éxito y lanzó la exitosa carrera de Taylor como estrella adolescente. De ese periodo destacan películas como Jane Eyre, The White Cliffs of Dover, National Velvet, y Little Women.

A los dieciséis años Taylor empezó a tomar papeles adultos, sin mucho éxito salvo por su destacada participación en A Place in the Sun, misma que le ganó la admiración y respeto de la crítica pero no de los productores, quienes seguían asignándole papeles en dramas románticos aburridos y genéricos. En 1956 apareció en Giant al lado de Rock Hudson y James Dean y su carrera dio un giro, obteniendo nominaciones al Oscar en años consecutivos por sus siguientes tres películas, Raintree County; Cat on a Hot Tin Roof; y Suddenly, Last Summer. En 1960 ganó su primer Oscar por BUtterfield 8, y ese mismo año se convirtió en la actriz mejor pagada de la historia tras firmar un contrato por un millón de dólares para estelarizar Cleopatra, que sería estrenada tres años más tarde.

Su segundo Oscar vendría con Who's Afraid of Virginia Woolf?, en 1966. Otras de sus películas notables durante el resto de los 1960s fueron The Taming of the Shrew, Doctor Faustus, The ComediansReflections in a Golden Eye, y Secret Ceremony. Su atractivo como imán de taquilla disminuyó bastante, pero durante la siguiente decada estelarizó cintas como The Only Game in TownAsh Wednesday, The Blue Bird, y A Little Night Music. Durante las siguientes dos décadas prácticamente desapareció del cine, aunque participó en varias obras de teatro y series y películas para televisión. Su última aparición en cine fue en 1994 en The Flinstones.

Taylor apareció en dos ocasiones en la popular serie animada The Simpsons, primero como ella misma, y después prestando su voz en un episodio a Maggie Simpson. Su vida privada siempre fue objeto de escrutinio por parte de la prensa amarillista, desde sus ocho matrimonios y romances dentro y fuera de la pantalla, hasta sus problemas de salud, mismos que se multiplicaron en los últimos años de su vida.

Una lesión en la espalda durante la filmación de National Velvet le trajo problemas en la columna que la persiguieron por el resto de su vida -se fracturó la espalda en un total de cinco ocasiones-; durante los 1980s se sometió a tratamiento para acabar con su alcoholismo, y en la última década tuvo que lidiar con un tumor en el cerebro, cáncer de piel, dos neumonías, osteoporosis y, finalmente, insuficiencia cardíaca. Esta última le fue diagnosticada en el 2004 y desde entonces sus apariciones públicas se volvieron cada vez más esporádicas. En 2009 se sometió a cirugía para reemplazar una válvula cardiaca y en febrero de este año su condición se complicó, ingresando al Centro Médico Cedars-Sinai de Los Angeles para recibir tratamiento. La mañana del 23 de marzo, rodeada de sus cuatro hijos, Elizabeth Taylor dejó de existir.

Descanse en paz.
Se produjo un error en este gadget.