miércoles, marzo 16

Annie Leibovitz y Disney... otra vez.

Hace unos años dediqué una entrada a hablar sobre las imágenes promocionales que la afamada fotógrafa Annie Leibovitz había realizado para Disney Parks como parte de una colección llamada Disney Dream Portraits (Retratos de Ensueño Disney), mismo que ilustré con tres de las piezas en cuestión. Aún cuando no todas las imágenes estaban igualmente logradas, era evidente la intención detrás de ellas y la pasión con que Leibovitz las había creado.

Hace un par de semanas se presentaron nuevas adiciones a la colección y, al menos personalmente, me parece que la magia ya no está ahí.

Los modelos en estas nuevas imágenes son Queen Latifah (Ursula, de The Little Mermaid), Jeff Bridges y Penélope Cruz (Beauty and The Beast), y Alec Baldwin y Olivia Wilde (El Espejo y la Reina, de Snow White and the Seven Dwarfs). Creo que es precisamente la última imagen la que más me llamó la atención, pues a pesar de que me parece la mejorcita de este set, me parece que es la primera vez que un fotógrafo consigue que Olivia Wilde se vea ordinaria.

No sé si pudiese deberse al cada vez mayor uso de photoshop para manipular las imágenes o si simplemente se trata de que Leibovitz no tiene más el corazón puesto en su trabajo. La habilidad técnica está ahí, pero para imágenes que supone buscan emular sueños las encuentro demasiado frías, planas y carentes de sentimiento. Ni siquiera parece haber podido convencer a sus modelos de reflejar de algún modo a sus personajes, creando la sensación de que fueron retratados con coloridos y vistosos atuendos en frente de una pantalla azul.

Podría también culparse a los actores, pues como tales debieran ser capaces de hallar en su interior a sus personajes sin necesidad de depender de estímulos externos, pero tomando en cuenta que lo último que vimos de la celebrada fotoartista fueron los promocionales para el musical Spider-Man: Turn off the Dark, que son impactantemente horribles (aquí pueden echarles un vistazo), lo que de acuerdo a las críticas le sienta a la perfección a la puesta en escena, ya no sé que pensar.

Habiendo dejado atrás los problemas que la llevaron a declararse en bancarrota hace un par de años, uno no puede dejar de preguntarse si lo que esta excelente fotógrafa necesita no son simplemente unas vacaciones, o al menos involucrarse en algún proyecto que le permita reencontrar su pasión por la fotografía. ¿Opiniones?
Se produjo un error en este gadget.