viernes, enero 14

"Nuevo" Zodiaco: Patrañas e imprecisiones

Esta semana se ha discutido mucho en diferentes medios noticiosos (razón suficiente como para empezar a cuestionarnos sobre la calidad de los mismos) acerca de un nuevo signo zodiacal y lo que su "reciente" aparición representa para aquellos que están al pendiente de su situación astrológica. Aparentemente todo derivó de algunas declaraciones emitidas por el astrónomo Parke Kunkle, miembro de la mesa directiva de la Sociedad Planetaria de Minnesota y profesor de Astronomía en el Colegio Comunitario y Técnico de Minneapolis. El astrónomo fue consultado para aclarar algunos temas relacionados con la astronomía a raíz de un artículo publicado en LiveScience acerca de las imprecisiones del horóscopo zodiacal.

En el artículo en cuestión, Robert Roy Britt mencionaba que todas las proyecciones astrológicas estaban equivocadas por la simple y sencilla razón de que los astrólogos nunca habían considerado el fenómeno de precesión de la Tierra, el cual provoca que el eje terrestre no apunte siempre hacia las mismas estrellas. Kunkle fue contactado por el Minneapolis Star-Tribune para que explicase con mayor claridad lo que era la precesión. Esto fue lo que Kunkle les respondió:
Si toman un trompo y lo giran, éste rota sobre un eje, y ese eje tiende a apuntar en diferentes direcciones. Se mueve. Eso es lo que llamamos precesión. En el caso de la Tierra, justo ahora, el eje de rotación terrestre apunta hacia Polaris, la Estrella del Norte. Pero en 3000 A. de C. el eje de la Tierra apuntaba a Thuban, una estrella diferente. El ciclo de precesión de la Tierra dura 26,000 años, así que si nos remitiéramos de vuelta a 3000 A. de C. habría que esperar 26,000 años para que Thuban fuera otra vez la estrella del norte.
El fenómeno de la precesión fue descubierto alrededor del 130 A. de C. por el astrónomo griego Hiparco de Nicea. El efecto de este fenómeno en las "observaciones" astrológicas es bastante simple, pues al ver las estrellas posicionadas detrás del Sol en una fecha particular, éstas son completamente diferentes a las que había en su lugar hace 5000 años, cuando los babilonios crearon el zodiaco.

En cuanto a lo del treceavo signo zodiacal, Ofiucio, se trata de una de las 48 constelaciones citadas originalmente por Ptolomeo y era conocida desde la antigüedad como una de las constelaciones solares. La razón por la que se le eliminó del zodiaco fue porque los astrólogos babilonios consideraron que era mucho más fácil manejar solo 12 signos zodiacales y asignarles a cada uno de estos una duración predeterminada, cosa que tampoco es correcta. Aparentemente Kunkle señaló en algún momento de la entrevista que los astrónomos acostumbraban asociar la posición del sol en el cielo con trece constelaciones, en vez de las doce utilizadas por los astrólogos. Eso se tradujo de manera inexplicable en encabezados del tipo de "Astrónomo urge a actualizar el zodiaco" y de ahí se vino la avalancha de notas y comentarios al respecto.

Resumiendo, todo esto de actualizar el zodiaco y reajustar las fechas de los signos zodiacales para hacerle un espacio a Ofiucio no hace más que poner otra vez en evidencia a esa casta de charlatanes, vividores y estafadores que se aprovechan de la credulidad y supersticiones de la gente. Total, en todo caso, las predicciones astrológicas seguiran teniendo la misma validez y confiabilidad que siempre: absolutamente ninguna.

Para entender mejor lo que es la precesión, recomiendo checar la entrada de Wikipedia (en español), o esta explicación un poco más compleja (en inglés). Un análisis más completo de todos los errores, omisiones, imprecisiones e inventos que sustentan la astrología lo pueden hallar en la página que le dedican en el excelente sitio Bad Astronomy (en inglés).
Se produjo un error en este gadget.