lunes, octubre 11

Reencendiendo la llama

Han pasado dos meses desde la última vez que actualicé este blog. Las razones para esta ausencia son varias pero mayormente se derivan de poca disponibilidad de tiempo y algunas semanas bastante pesadas en el trabajo durante la primera mitad de septiembre. Aún cuando pude haber retomado el blog al menos hace un par de semanas, decidí dejar quese completara el segundo mes sin publicar nada a fin de pensar detenidamente si estaba blogueando porque aún disfruto haciéndolo o si simplemente lo estaba haciendo mecánicamente y por costumbre.

La conclusión a la que llegué es que lo sigo haciendo porque me gusta, porque hay pocas cosas que disfruto más que sentarme frente al teclado a dejar que mis pensamientos hallen una salida, ya sea para expresar una opinión o para compartir una noticia, curiosidad o pieza de arte o cultura pop con quien esté dispuesto a seguir mis balbuceos. Siete años después de haber iniciado con este blog aún no ha llegado el momento de darle el carpetazo final e ignoro cuando podría ser. Sirva este texto como simple aviso -si es que aún queda alguien pendiente de este sitio- de que La Hoguera sigue existiendo y mis necedades volverán a hallar salida en ella desde esta misma semana.

A mis lectores regulares y/o casuales, gracias mil; a los pocos que además comentan de vez en cuando no alcanzo a expresarles lo que representa pensar que alguien se tome algunos momentos más de su tiempo para expresar alguna opinión o discutir sobre lo que pongo en este lugar. Una vez más, gracias, y espero seguir contando con su paciencia.
Se produjo un error en este gadget.