miércoles, enero 6

Falleció un superviviente de las dos bombas atómicas

Hace varios meses me topé con algunos enlaces a notas donde se señalaba al señor Tsutomu Yamaguchi como el único superviviente certificado por el gobierno japonés como un sobreviviente de las dos bombas atómicas lanzadas sobre Japón en agosto de 1945.

No publiqué nada al respecto porque la única razón de ser de la nota en cuestión era el reconocimiento oficial que el gobierno hizo de su caso, convirtiéndose en la primera -y hasta ahora única- persona en ser oficialmente reconocida como superviviente de ambos ataques. El señor Yamaguchi se encontraba en Hiroshima por un viaje de negocios cuando un bombardero B-29 norteamericano conocido como Enola Gay dejó caer una bomba atómica el 6 de agosto de 1945.

Yamaguchi sufrió quemaduras serias en la parte superior superior del cuerpo, mismas que le fueron atendidas en la ciudad antes de darlo de alta al día siguiente. Yamaguchi regresó entonces a su ciudad natal, Nagasaki, donde se encontraba el día 9, cuando la segunda bomba atómica fue lanzada.

El gobierno japonés desarrolló un sistema de certificación para los sobrevivientes de los ataques, el cual permite a éstos acceder a algunos beneficios, como una pensión mensual, chequeos médicos gratuitos y cobertura de gastos funerarios. Yamaguchi se registró en Nagasaki y se hizo acreedor a las prestaciones antes mencionadas. En marzo del año pasado el gobierno japonés suavizó un poco los requerimientos para otorgar la certificación luego de recibir duras críticas por lo cerrado y estricto del sistema.

Esto permitió que se revisarán algunas peticiones y las autoridades informaron a Yamaguchi que oficialmente se le reconocía también como superviviente del ataque a Hiroshima, sin que esto tuviese efecto alguno en los beneficios recibidos, tratándose únicamente de una anotación administrativa en su expediente. A pesar de que se han identificado otros casos de sobrevivientes duales, ninguno de ellos ha sido reconocido de manera oficial. La mañana de este miércoles varios diarios japoneses reportaron que el señor Yamaguchi falleció el día de ayer a los 93 años tras una larga lucha en contra de cáncer estomacal. Descanse en paz.

La razón por la que decidí publicar algo al respecto en esta ocasión fue para no desperdiciar la oportunidad de invitar a la reflexión sobre la triste tendencia de nuestra especie para desarrollar distintas formas de matarnos los unos a los otros. La bomba de Hiroshima mató a 140,000 personas y la de Nagasaki a 70,000, pero miles de entre los más de 260,000 supervivientes de ambos ataques desarrollaron toda clase de enfermedades relacionadas a la radiación en los años posteriores. Más de sesenta años después de los ataques aún hay miles de personas que buscan acceder a la certificación, misma que les ha sido negada una y otra vez por el gobierno japonés.
Se produjo un error en este gadget.