jueves, agosto 27

Robonovia

De la larga lista de pendientes acumulados en las últimas semanas...

Hace varios meses hizo su debut el HRP-4C, un robot desarrollado por el National Institute of Advanced Industrial Science and Technology de Japón, con una serie de características bastante peculiares: se trata de un robot humanoide de aspecto femenino, con la capacidad de caminar y hablar. Tras su presentación mediática el robot apareció durante un desfile de modas en Tokio, donde desfilo por la pasarela al final del desfile aunque no lució ninguna clase de atuendo o vestido.

El HRP-4C mide 1.58 metros de altura y pesa 43 kilos cuando tiene puesta la batería. El robot tiene treinta motores en el cuerpo y ocho más en la cara, lo que le permite asumir diferentes poses y mostrar expresiones faciales básicas. Kazuhito Yokoi, el líder del equipo de ingenieros a cargo de desarrollar el robot, aseguró entonces que este modelo era solo una pequeña muestra de lo que el futuro depara para los robots humanoides y que pronto se empezaría a notar su impacto.

Sus palabras tomaron una nueva dimensión el mes pasado, cuando el HRP-4C participó nuevamente en un evento de modas, aunque en esta ocasión si actuó como modelo, teniendo además el honor de cerrar el desfile luciendo un vestido de novia de la diseñadora Yumi Katsura. A pesar de moverse con mucho mayor lentitud que las modelos de carne y hueso, Miimu, como se ha bautizado a este robot, se deslizó grácilmente por los diez metros de la pasarela, posando y sonriendo para beneplácito de los asistentes. Aquí pueden ver un video.

Evidentemente aún falta mucho trabajo para lograr construir un robot que pueda reemplazar a los seres humanos en cualquier clase de trabajo, pero no deja de sorprenderme que la primera advertencia se de en el mundo del modelaje, donde, bromas aparte, las exigencias en términos de desempeño no son tan demandantes como en otras actividades.

Sin duda la positiva recepción que tuvo Miimu en su debut en pasarela se debió en buena medida a la novedad de ser el primer robot en participar en un evento de este tipo, además de la conocida fascinación de los japoneses por cualquier cosa relacionada con la tecnología. Sería interesante ver la recepción que pudiese tener al presentarse en algún evento en Europa o en América, y en caso de que tuviese la misma aceptación bien podríamos empezar a pensar en las ventajas que representaría para los diseñadores tener modelos robóticos: nada de divas ni de tener que preocuparse porque las modelos conserven su peso y figura, nada de anorexia o bulimia, ni de tener que transportarlas en primera clase. Es decir, modelos talla cero sin problemas de salud.

Está para pensarse.
Se produjo un error en este gadget.