martes, julio 21

Necedades del Fraude Lunar

Imagino que todos en algún momento nos hemos topado con algún NASA-escéptico, una de esas extrañas personas que, contra toda lógica y a pesar de toda clase de evidencias y explicaciones lógicas, insisten en que el Programa Apollo no fue más que un multimillonario fraude para crear la ilusión de que los Estados Unidos habían ganado la carrera espacial aunque no hubiese sido así. En mi caso es peculiarmente irrisorio porque se trata de una persona profundamente religiosa, quien no solo cree en santos, vírgenes, apariciones y milagros, si no también en fantasmas, profecias, ovnis, conspiraciones y el código de la Biblia, lo que da una idea de su irracional clase de escepticismo selectivo.

Como sea, la discusión con él me llevó a investigar de donde venían las teorías e ideas de que todo el programa Apollo no fue más que un elaborado fraude mediante el cual el gobierno de los Estados Unidos pudo desaparecer un multimillonario presupuesto al tiempo que utilizaba un set de TV en el desierto de Nevada (mmm... ¿pudiese ser en el área 51? o_O) para simular el primer alunizaje. Aparentemente desde un principio hubo cierto escepticismo, debido principalmente a que había gente que consideraba que los ocho años transcurridos desde la promesa de John F. Kennedy hasta la misión Apollo 11 eran demasiado poco tiempo como para haber desarrollado un programa espacial exitoso. Sin embargo, la primera vez que se le dio forma a esta teoría de conspiración fue en 1974, cinco años después de la primera caminata lunar y dos después de la cancelación del Programa Espacial.

Bill Kaysing, un ex-escritor técnico de Rocketdyne, una de las compañías involucradas en el desarrollo de los cohetes Saturno V, publicó de manera independiente un libro titulado We Never Went to the Moon: America’s $30 Billion Swindle (Nunca Fuimos a la Luna: La Estafa de 3o Billones de América). La razón para publicarlo de manera independiente fue que la única editorial que no lo rechazó a la primera, y la cual incluso le pagó un anticipo, decidió no publicar el libro, indicando entre las causas que el texto parecía más un amasijo de notas al autor que un manuscrito propiamente dicho.

Según Kaysing, durante sus años trabajando en Rocketdyne tuvo acceso a toda clase de material del programa espacial, e incluso antes del lanzamiento del Apollo 11 estaba convencido de que la NASA no tenía la capacidad técnica para llevar al hombre a la Luna. Esto lo dedujo gracias a su preparación universitaria, no en ciencias, física, robótica o alguna otra disciplina que le hubiese proporcionado los conocimientos necesarios para juzgar el programa Apollo y sus alcances reales desde un punto de vista técnico y/o científico, si no su grado de inglés.

Como dato adicional acerca del Sr. Kaysing es necesario mencionar que durante la mayor parte de su vida fue un ferviente creyente de toda clase de teorías de conspiración, con la CIA, el FBI y varias otras agencias gubernamentales como los villanos recurrentes de todas sus elucubraciones. Entre otras teorías expuestas con la misma claridad y abundancia de pruebas con que exhibió el fraude del programa Apollo (léase: ninguna), Kaysing siempre pensó que el gobierno de los Estados Unidos envenenaba y adulteraba con toda clase de drogas los suministros de agua y alimentos de su país, con la intención de poder lograr un absoluto control mental sobre todos sus ciudadanos.

Si eso no les parecen razones suficientes para dudar de la cordura y credibilidad de este controvertido autor, basta echar un vistazo a las conclusiones sobre su teoría del fraude del alunizaje. Según él, el grueso del presupuesto del programa espacial, calculado entre 25 y 30 billones de dólares, fue empleado para comprar el silencio de todos los involucrados. La idea de fingir que se había alcanzado la Luna no era para demostrar al bloque soviético la superioridad tecnológica y logística de los Estados Unidos, si no para distraer su atención y que no notasen que en realidad la NASA estaba desarrollando un programa militar espacial, llenando de armamento y equipo de vigilancia la atmósfera de la Tierra, iniciando La Guerra de las Galaxias, el controvertido programa armamentista de Ronald Reagan, veinte años antes de que éste lo anunciase al mundo.

Los alegatos de Kaysing rayan en lo ridículo y son insostenibles ante cualquier lógica posible. Por ejemplo, según él, al momento del alunizaje los miembros de la tripulación del Apollo 11 se encontraban en realidad en un bar de strippers en Nevada. Uno pensaría que una organización a cargo de fraguar el fraude más grande de la historia de la humanidad sería más cuidadosa respecto a permitir a sus principales protagonistas hacer apariciones en lugares públicos al menos durante los momentos clave de su misión, sobre todo tomando en cuenta los sobornos multimillonarios. A pesar de que su libro nunca fue un éxito de ventas, encontró su público entre el creciente grupo de conspiranoicos, además de aprovechar el desencanto público hacia el gobierno estadunidense luego de la penosa experiencia de la Guerra de Vietnam y el escándalo Watergate.

En 1978 se estrenó la película Capricorn One, estelarizada por Elliott Gould, James Brolin, O. J. Simpson y Hal Holbrook. La trama sigue muy de cerca la idea de Kaysing de la misión como cortina de humo, con la única variante de que la falsa misión espacial en la película atañe a Marte y no a la Luna, aunque el parecido fue suficiente como para darle un segundo aire a los alegatos de los escépticos. Poco a poco la idea empezó a caer nuevamente en el olvido, hasta que en el 2001 un especial televisivo producido por la Fox no solo revivió las teorías de Kaysing, si no que por primera vez les dio difusión masiva.

Conspiracy Theory: Did We Ever Land on the Moon? (Teoría de Conspiración: ¿Alguna vez aterrizamos en la Luna?), fue transmitido en febrero de 2001, y fue parte de una etapa donde Fox logró altísimos ratings a partir de una serie de documentales sensacionalistas y poco serios, a grado tal que suelen sel descritos como "shockumentales", cuyo único objetivo más allá de cualquier posible intención periodística es generar polémica y morbo entre la teleaudiencia.

Ante la creciente oleada de teoristas de la conspiración la comunidad científica internacional reaccionó buscando difundir datos reales sobre el programa espacial lunar, refutando racionalmente y con argumentos las teorías del fraude. La NASA adoptó desde un principio la postura de mantenerse al margen de la discusión, argumentando que responder equivalía a dar validez a los reclamos de los escépticos. Tal vez el más notorio de los astrónomos que han dedicado tiempo y trabajo a acabar con las ideas del engaño sea Phil Plait, quien a través de su sitio web Bad Astronomy y más extensamente en su libro del mismo nombre ha buscado responder las dudas más frecuentes sobre el tema. Plait llegó a debatir públicamente con Kaysing, quien falleció en el 2005, y frecuentemente se le pide haga lo mismo con otros entusiastas de la teoría del fraude, aunque el considera que eventualmente no tendrá que seguir haciéndolo, pues la evidencia es irrefutable y tarde o temprano los conspiranoicos se quedarán sin argumentos.

Podría seguir escribiendo al respecto o reproducir aquí algunas de las explicaciones sobre las "pruebas" presentadas por los escépticos, pero en vez de ello remitiré a algunas fuentes que le han dedicado espacio al tema. A continuación dejo una lista de enlaces a sitios donde científicos y expertos responden de manera racional los principales argumentos de los conspiranoicos que defienden la teoría del fraude:

  • Intercosmos. Un detallado artículo rebatiendo los argumentos a favor del fraude.
  • 30 años del proyecto Apolo. Página de la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (ARP-SAPC) donde se hace un detallado análisis de las fotos usadas como "pruebas" por los escépticos.
  • 1969, la llegada del Hombre a la Luna ¿verdad o farsa? Página donde se debate la falta de seriedad y método en los argumentos escépticos, con muchos enlaces a artículos relacionados tanto en inglés como en español.
  • ¿El hombre llegó a la Luna? Argumentos racionales para aclarar las supuestas anomalías de las misiones Apollo.
  • Wikipedia. Recopilación y resumen de respuestas a los "argumentos" más frecuentes de los escépticos.
Se produjo un error en este gadget.