martes, febrero 17

Basura Espacial

El martes pasado un accidente sin precedentes tuvo lugar 790 km encima del norte de Siberia, cuando dos satélites de comunicaciones chocaron uno contra otro, generando una nube de fragmentos y partículas. Los satélites involucrados en la colisión fueron un satélite comercial de comunicaciones lanzado en 1997 y perteneciente a Iridium, una empresa norteamericana; y una estación repetidora de origen ruso, identificada como Cosmos 2251, lanzada en junio de 1993 y la cual se cree dejó de funcionar hace casi diez años. Aparentemente el satélite ruso estaba fuera de control y su órbita fue poco a poco superponiéndose con la del satélite norteamericano. Iridium espera reemplazar en los próximos días la carga de trabajo del satélite perdido utilizando uno de los 8 repuestos que tienen en órbita.

La U.S. Space Surveillance Network (Red de Vigilancia Espacial de los Estados Unidos) es una entidad bajo las órdenes del Comando Estratégico de los Estados Unidos (abreviado en inglés US StratCom) y se encarga de rastrear y vigilar objetos en el espacio de un tamaño superior a los diez centímetros, y actualmente tienen contabilizados casi dieciocho mil objetos. Los primeros estimados de las consecuencias de la colisión indican que ni la Estación Espacial Internacional (ISS) ni el telescopio Hubble corren peligro alguno a causa de los nuevos fragmentos resultantes del choque. Un primer conteo arrojó alrededor de seiscientos fragmentos, pero aún no se ha dado una cifra oficial sobre la cantidad de fragmentos existentes. La mayoría de esas piezas de metal caerán a la atmósfera terrestre, algunas en cuestión de días, otras de meses, y algunas más años.

De acuerdo con analistas tanto de NASA como de la Agencia Espacial Europea (ESA) era solo cuestión de tiempo dada la creciente cantidad de satélites lanzados anualmente y de satélites fuera de servicio que se quedan en órbita. Analytical Graphics Inc. (AGI), ha reconstruido el accidente en video y pueden descargarlo desde la nota dedicada al tema en el sitio de la compañía. Por otro lado, la página de contenidos multimedia de la ESA contiene una imagen que busca crear en el público una idea de la cantidad de objetos circundando la Tierra en la actualidad. (Click sobre la imagen para verla en gran tamaño).

La descripción que acompaña la imagen dice lo siguiente:
El 70% de los objetos catalogados se encuentran en la órbita terrestre baja (N del T: LEO, por sus siglas en ingles), la que se extiende hasta 2000 km sobre la superficie de la Tierra. Para observar la Tierra, esa es la altitud en que deben mantenerse las naves espaciales. La densidad espacial de los objetos se incrementa a mayores altitudes.
Nota: El campo de escombros mostrado en la imagen es la versión de un artista basada en datos reales. Sin embargo, la imagen no muestra los escombros en su escala o densidad correctas.
Nota: Los objetos mostrados en la imagen son la interpretación de un artista basada en datos de densidad reales. Sin embargo, los objetos son mostrados en un tamaño exagerado para hacerlos visibles en la escala mostrada.
No cabe duda que somos una especie que crea desechos y basura todo el tiempo. Y no solo dentro de nuestro planeta.
Se produjo un error en este gadget.