viernes, marzo 7

Blogs

En diciembre pasado me encontré con algunas notas en diferentes sitios de noticias y entradas en blogs donde había una discusión sobre el origen de los blogs, misma que fue desatada por un artículo del Wall Street Journal donde se atribuía la invención de los blogs a Jorn Barger, autor de Robot Wisdom, en diciembre de 1997, aún a pesar de que existe un consenso que atribuye a Justin Hall el título de primer bloguero, o en su defecto a Dave Wiener, quien no solo fue uno de los pioneros de los blogs, sino que en su momento distribuyó de manera gratuita un gestor de contenidos para invitar a otra gente a crear sus propios blogs. Hall y Wiener empezaron a publicar en enero y febrero de 1996, respectivamente, más de 20 meses antes que Barger.

Aún antes de Hall y Wiener hubo varios sitios que utilizaban un sistema de publicación similar al que ahora identificamos con los blogs. Cronología inversa, entradas fechadas, enlaces, etc. así que es muy difícil determinar de manera precisa como fue que iniciaron los blogs. No pienso dedicar este espacio a tratar de hallar la verdadera historia de los blogs, aunque debo confesar que en algún momento estuve tentado a hacerlo. La entrada en Wikipedia ofrece algunos datos al respecto, tanto en inglés como en español, y se pueden leer varias otras versiones en línea con solo dar una búsqueda en Google. Aquí está la de Duncan Riley, y aquí la de Rebecca Blood, ambas en inglés.

Solo me queda comentar que Barger fue uno de los primeros en utilizar y posiblemente el primero en popularizar el término weblog, y que Peter Merholtz fue el responsable de contraerlo a blog al hacer un juego de palabras en su lista de enlaces en la barra lateral, escribiéndolo separado, we-blog (nosotros blogueamos). Después se me ocurrió que podía dedicar este espacio a reflexionar sobre la motivación detrás de escribir para uno o más blogs, pero decidí que era un ejercicio futil porque necesariamente necesitaría generalizar, algo muy difícil de hacer con la enorme variedad que ofrece actualmente la blogósfera -si a alguien le molesta ese término, podríamos citar a Cory Doctorow y referirnos a los blogueros en masa como ciudadanos de la República Popular de Bloguistán-, así que opté por no hacerlo.

Se preguntarán el porque de ese afán de acercarme a los blogs como tema. La razón es que el día de hoy se cumplen cuatro años de que decidí abrir este blog para inyectar vida a una moribunda lista de correos. Respecto a la motivación para mantener un blog, es simple. No puedo hablar por Santiago, pero supongo que debe tener una razón similar: compartir cosas que me divierten, entretienen o ponen a pensar. De manera personal he escrito más el respecto en mi otro blog hace un par de años primero, y más recientemente aquí.

En cuanto a la intención o rumbo de este blog... no lo sé. Tal vez podamos averiguarlo en el transcurso de los próximos cuatro años.
Se produjo un error en este gadget.