miércoles, febrero 6

Wojtek, el oso soldado

Un oso peleó al lado de las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial, y ahora hay una campaña para construir un monumento en su memoria en Escocia, donde pasó sus últimos años en un zoológico. El oso, siendo un cachorro de menos de un año, fue vendido por un niño a las tropas polacas destacadas en Iran en 1942. Decidieron adoptarlo y mientras crecía lo entrenaron para cargar las pesadas municiones para mortero. El oso pronto se aficionó a fumar cigarrillos y beber cerveza junto con los soldados de la tropa, quienes lo trataban casi como si fuese uno de ellos.


Cuando la Compañía 22 de Suplementos de Artillería fue movilizada, la única forma de que el oso pudiese acompañarlos era enlistándolo, así que se le dio un nombre, Wojtek, así como un rango y número de serie. Wojtek acompañó a la compañía en su trayecto por Irak, Siria, Palestina y Egipto, para finalmente trasladarse al sur de Italia, uniéndose al resto de las tropas aliadas en la célebre batalla de Monte Cassino, donde ayudó a acarrear cajas de provisiones y municiones durante la batalla. Luego de esa batalla, la Compañía, rebautizada como Compañía 22 de Transporte, solicitó cambiar el emblema que la identificaba, adoptando la imagen de un oso cargando un misil de artillería.

Al terminar la guerra Wojtek fue enviado, junto con otros 3000 soldados polacos, al campamento del ejército británico en Hutton, en la frontera escocesa. Wojtek era muy popular entre las tropas estacionadas con él, quienes aseguraban que no era difícil pensar en él como un perro o alguna otra mascota, con la particularidad de que Wojtek disfrutaba de fumar un cigarrillo o beber una cerveza como cualquiera de sus compañeros. Cuando las tropas fueron desbandadas, Wojtek fue enviado al zoológico de Edinburgo, donde se convirtió en una gran atracción hasta su muerte en 1963.

Garry Paulin, un maestro de la preparatoria Eyemouth, escribió un libro en el que cuenta la asombrosa historia del oso, el cual saldrá en la venta en algunas semanas. Aileen Orr es una de las principales activistas en la campaña para conseguir la construcción de un monumento a la memoria de Wojtek en Holyrood, pues considera que su historia es parte de la historia de la región y la comunidad. Orr escuchó la historia de Wojtek de su abuelo, quien sirvió con el ejército fronterizo del Rey de Escocia durante la Guerra. Habiendo descartado la historia de su abuelo como un invento, Orr se sorprendió cuando se casó y mudó a la región y descubrió que Wojtek y su historia eran reales, decidiendo iniciar la campaña para la construcción del monumento.

Aquí hay una galería de imágenes con varias fotos tomadas a lo largo de la vida de Wojtek.
Se produjo un error en este gadget.