jueves, febrero 21

Obras Recuperadas

Dos de las cuatro pinturas que fueron robadas el pasado 11 de febrero de un museo en Zurich, Suiza, fueron recuperadas este lunes por la policía de esa ciudad, según informaron el día de ayer. El Van Gogh y el Monet se encontraban a bordo de un Opel Omega blanco estacionado en un hospital psiquiátrico a menos de medio kilómetro del lugar de donde fueron robadas las cuatro pinturas.

El auto fue reportado por un empleado del hospital, quien al hacer una rutinaria inspección del estacionamiento descubrió el auto, el cual llamó su atención por no tener puestos los seguros y no tener ninguna identificación relacionada con el hospital. La policía cree que el auto puede ser el mismo que usaron para huir del museo después del robo, pues aún cuando se desconoce desde cuando estaba estacionado ahí el vehículo, las dos pinturas fueron halladas tal y como las sacaron del museo, con el cristal protector encima de ellas.

El director del museo, Lukas Gloor, piensa que los ladrones desconocían el valor de las obras, pues sustrajeron las cuatro pinturas que tenían más a la mano. Fue por casualidad que una de ellas fuera la pieza más cara de la colección, Niño con Chaleco Rojo, de Paul Cezanne, valuada en 91 millones de dólares. La otra obra aún faltante, El Conde Lepic con sus Hijas, de Edgar Degas, vale aproximadamente 9 millones, en tanto que las dos pinturas recuperadas tienen un valor calculado en casi 64 millones entre las dos.

Aparentemente fue el tamaño de las pinturas el que obligó a los ladrones a abandonarlas, conservando únicamente las dos de menor tamaño, lo que confirmaría la teoría del director Gloor sobre la falta de conocimiento de los ladrones en materia de arte, pues el único factor que parece haber influido en su decisión de llevarse solo la mitad de su botín fue la facilidad para transportar las obras sin tener que retirar la protección de cristal.

Curiosamente las dos obras que serán devueltas a su lugar en el museo son las que usamos para ilustrar el post donde comentamos el robo, así que como medida de balance y con la esperanza de que sea de suerte, este texto es acompañado con las piezas aún perdidas.
Se produjo un error en este gadget.