domingo, febrero 24

Noche de Oscar

Hoy por la noche se realizará la 80a entrega de premios de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas, mejor conocidos como Oscar©, máximo reconocimiento de la industria fílmica hollywoodense a su producción anual, y aún cuando el cine ha dejado de ser un tema frecuente en La Hoguera me pareció una buena idea dedicarle unas líneas en este día.

Mucho se ha criticado a lo largo de los años a la Academia por el localismo que plaga sus decisiones y por su postura conservadora ante películas que buscan trascender los límites y estándares creados por el sistema de estudios. A lo largo de los años se han dado toda clase de decisiones controvertidas, y por toda la blogósfera pueden hallar textos donde se explican ejemplos de decisiones polémicas de la Academia, así que decidí unirme al trend y listar algunas de las injusticias cometidas durante la entrega de premios en sus 79 años de historia, contemplando películas que, en mi opinión, merecían ganar el premio a Mejor Película pero perdieron ante obras que, a mi parecer, no eran tan buenas.
  • 1941. How Green was My Valley ganó 5 premios, incluyendo Mejor Película, teniendo como contendiente a Citizen Kane, cinta de Orson Welles reconocida en toda clase de listas como la Mejor película producida en la historia de Hollywood.
  • 1968. Oliver fue considerada como la Mejor Película del año, y apuesto a que mucha gente no tiene idea de que película estoy hablando. 2001: A Space Odissey, es considerada una de las obras maestras de Stanley Kubrick y un clásico de todos los tiempos, pero en ese entonces no tuvo lo suficiente para convencer a los miembros de la Academia.
  • 1979. Kramer vs Kramer, un drama sobre el divorcio que bien podría ser parte de la actual programación del Hallmark Channel, fue la ganadora de la estatuilla a mejor película, derrotando en la votación al clásico de Francis Ford Coppola Apocalypse Now y a Alien, de Ridley Scott, aunque esta última, siendo una historia de ciencia ficción, no tenía muchas posibilidades.
  • 1980. Ordinary People, el debut como director de Robert Redford que cuenta la historia de una familia de clase media al borde de la desintegración fue la elegida por la Academia para Mejor película, superando en votos a una de las grandes obras de Martin Scorsese, Raging Bull. Ordinary People es buena, pero no creo que esté en la misma categoría.
  • 1983. Terms of Endearment, uno de los melodramas más cursis y predecibles de la historia de Hollywood, ganó el premio a Mejor Película por encima de la épica The Right Stuff, y de uno de los más grandes clásicos del siglo XX, Blade Runner. Pero ahí está una vez más el asunto de la CF.
  • 1990. Dances with Wolves catapultó la carrera de Kevin Costner a un nivel que no supo manejar. Apelando a la simpatía de la Academia con la historia de un hombre blanco que traba amistad con los nativos americanos durante la guerra civil norteamericana, Costner consiguió que Martin Scorsese fuese ignorado nuevamente en la votación, pues aún cuando Goodfellas no es el mejor de sus trabajos, sin duda es superior a la opera prima de Costner.
  • 1994. Forrest Gump ejemplifica la mentalidad detrás del voto costumbrista que ha caracterizado a la Academia a lo largo de los años. Entre las películas nominadas ese mismo año cabe destacar The Shawshank Redemption y Pulp Fiction.
  • 1996. The English Patient fue una película que ganó el premio apelando a la nostalgia de los miembros de la Academia, contando una historia de amor en una superproducción de tintes épicos. La víctima de ese año fue, sin duda, Fargo, de los hermanos Coen.
  • 1997. El melodrama más caro y publicitado de todos los tiempos, Titanic, ganó el favor de la Academia por encima de una de las mejores películas de los 90s, LA Confidential.
  • 2000. Gladiator, una de las películas más pre-fabricadas a gusto de la Academia que se hallan visto en muchos años, ganó el premio a la Mejor Película en un año donde su competencia estaba integrada por películas como Crouching Tiger Hidden Dragon, Fight Club, Traffic, y Erin Brockovich.
  • 2002. Chicago, un musical perfectamente bien producido y ejecutado pero sin nada de especial, consigue la estatuilla superando a The Pianist, de Roman Polanski, y Gangs of New York, de Martin Scorsese.
Esta lista es una representación de mi opinión personal y no incluye años donde ganó alguna película que me parece tan buena como las que derrotó en la votación, y solo contempla el premio a Mejor Película, pues sería demasiado largo ahondar en otras categorías. ¿Cómo explicar que Alfred Hitchcock o Stanley Kubrick nunca ganasen el Oscar a mejor director? El cotidiano esfuerzo por ignorar películas extranjeras en las categorías principales, cerrando la puerta de más reconocimientos a realizadores como Ingmar Bergman o Akira Kurosawa también me parece digno de mencionar. ¿Y cómo justificar que Marissa Tomei y Halle Berry sean poseedoras de una estatuilla?

Tomando en cuenta la tendencia en años recientes de la Academia a entregar premios compensatorios, no me extrañaría que la película ganadora de este año fuese No Country for Old Men, el más reciente trabajo de los Coen y quizás su mejor película desde Fargo. A mi parecer, la mejor película del último año es There Will Be Blood, de Paul Thomas Anderson, pero si gana cualquiera de las dos me parecerá un premio justo. Habrá que esperar.
Se produjo un error en este gadget.