martes, febrero 12

Microsoft y Yahoo!: un (no tan) breve resumen

Las últimas dos semanas parecen haber sido dedicadas a una sola noticia, al menos en el ámbito tecnológico y de internet: la posible adquisición de Yahoo! por parte de Microsoft. Durante los últimos dos o tres años Microsoft ha buscado algún tipo de sociedad o fusión con Yahoo! en busca de alguna manera de competir de manera más eficiente en contra de Google, pero Yahoo! no solo no mostró ningún interés, sino que incluso manifestó su desdén ante cualquier propuesta proveniente de Microsoft. Sin embargo, una mala administración por parte de un grupo de directivos considerados alrededor del mundo como demasiado "tibios" y poco imaginativos ha resultado en una decreciente posición de mercado para la compañía.

Anuncios de recorte de personal, algunos directivos incluídos, y un muy mal último trimestre del 2007, económicamente hablando, provocaron que las acciones de Yahoo! se desplomaran a menos de 20 dólares. Esto fue aprovechado por Microsoft para hacer una vez más una oferta para adquirir Yahoo!, y al no haber una respuesta satisfactoria a su propuesta decidieron hacerla pública, informando al mundo en general que mediante una combinación de efectivo y acciones estaban dispuestos a desembolsar casi 45 billones de dólares, equivalente a 31 dólares por acción. Yahoo! respondió que su Junta de Directores analizaría la propuesta antes de tomar cualquier determinación.

Algunos analistas esperaban que hubiese alguna contraoferta de parte de alguna otra compañía, pero los días pasan y ésta no se ha dado, lo que hace suponer que probablemente no haya nadie dispuesto a retar a Microsoft para adquirir Yahoo!. Google está imposibilitado de ofertar porque entraría en terreno peligrosamente considerado como prácticas monopólicas, NBC Universal y NewsCorp han descartado la posibilidad, y AT&T ha guardado silencio absoluto respecto al tema. Al no existir ninguna otra compañía con los recursos y el posible interés en realizar la adquisición, Yahoo! queda prácticamente limitado a dos posibilidades: aceptar la oferta de Microsoft, o tratar de aguantar por su cuenta para intentar enderezar el rumbo de la compañía, con el posible riesgo de fracasar en el intento y verse obligados a aceptar una oferta potencialmente menor.

El fin de semana pasado, Google, a través de uno de sus abogados, dejó entrever su postura respecto a la posible adquisición, alertando sobre el riesgo de permitir que Microsoft pueda aplicar sus políticas de control y restricciones a una de las compañías web más importantes, lo que podría ser un duro golpe al desarrollo e inovación tecnológicos y la aparición y éxito de los estándares abiertos que serían el ideal web. Google ha tenido con anterioridad pláticas con Yahoo! para analizar la posibilidad de hacerse cargo de su división de búsqueda y anuncios vía outsourcing. En caso de que el tema fuese retomado ahora, Yahoo! dejaría de representar una inversión atractiva para Microsoft, así que muy probablemente la oferta sería retirada. De cualquier manera, Google a puesto a trabajar a sus asesores en Washington y en Europa para asegurarse de que la adquisición sea cuidadosamente revisada antes de ser aprobada.

Los accionistas de Microsoft tampoco están muy emocionados ante la idea de invertir esa cantidad de dinero en una compañía que no representa ninguna garantía de crecimiento o de mejores posibilidades de competir con Google eficientemente. Su protesta se dio la semana pasada en las casas de bolsa, donde maniobraron para hacer bajar el valor de las acciones de Microsoft, reduciendo la cantidad ofertada a Yahoo! a alrededor de 41 billones, 29.5 por acción. La suma de Yahoo! y MSN en términos de búsqueda representa apenas el 27% de ese mercado, suma que palidece ante el más de 65% que posee Google. Tal vez las partes de Yahoo! que resulten más atractivas sean las de los servicios comunitarios, como Flickr o Del.icio.us, que cuentan con una gran cantidad tanto de usuarios como de anunciantes.

Pero hay muchos factores a tomar en cuenta que pueden hacer que el trato resulte realmente poco atractivo para todas las partes involucradas. La primera y tal vez más importante es el tiempo de consolidación de la adquisición. Primero el trato sería sujeto a una cuidadosa revisión por parte de las autoridades, y si bien es poco probable que hubiese alguna razón para impedir que éste se cierre, seguramente no será un trámite rápido o libre de complicaciones, especialmente tomando en cuenta que Google exigirá que la revisión sea minuciosa, desquitándose por el prolongado proceso de aprobación que tuvo su compra de DoubleClick el año pasado luego de que Microsoft ejerciera presión para intentar bloquearlo.

Una vez que el proceso sea aprobado empezará el proceso de integración de ambas compañías, el cual podría tomar, de acuerdo con proyecciones de especialistas en el tema, de uno a dos años en completarse. Suponiendo que fuese un año, sería un año difícil para ambas compañías. Dado que algunas áreas de MSN y Yahoo! realizan tareas similares, es de suponer que muchos empleados serían puestos en libertad para perseguir otros intereses, incluyendo directivos, ingenieros y programadores. ¿Cual sería el estado de animo en ambas compañías ante la incertidumbre respecto a su futuro? Algunos reportes señalan que gente en ambas compañías ha dejado circular sus currículums libremente durante los últimos días entre las empresas dedicadas a los servicios web, así que lo lógico sería que esa tendencia se multiplicara al correr de las semanas durante la integración de las dos compañías.

Ya que mencioné a ingenieros y programadores, es importante señalar que la mayor parte de la infraestructura tecnológica de Yahoo! está construída sobre estándares libres y abiertos, como PHP y FreeBSD, y que sus servicios de mensajería instantánea y correo electrónico operan desde servidores que corren bajo Linux Red Hat. Es difícil creer que Microsoft vaya a mantener así las cosas, y el prospecto de migrar tal cantidad de datos a su propio sistema suena como una auténtica pesadilla, lo que probablemente significaría desaparecer esos servicios y albergando a los usuarios de los mismos en Windows Live Hotmail y Windows Live Messenger. Por otro lado, trabajar para Microsoft y tener que hacerlo usando sus herramientas debe ser una idea poco atractiva para la mayoría de ingenieros y programadores de Yahoo!, quienes probablemente no tengan intención de seguir perteneciendo a la compañía si se completa la adquisición.

Durante el periodo de integración habría pocas novedades que ofrecer a los usuarios. La incertidumbre laboral provocaría que cualquier desarrollo inovador se viese efectivamente congelado, pues ningún desarrollador desearía exponerse a presentar un proyecto que pudiese ser realizado una vez que él ya no sea parte de la compañía o sin saber siquiera quien integrará la directiva a cargo de implementar sus ideas. Un año de proyectos congelados sería beneficioso únicamente para sus competidores, como Google, quien podría incrementar su ventaja comercial, o Ask.com, quien podría aprovechar el vacío creado por la fusión para posicionarse en una posición más competitiva.

Finalmente, hay que tomar en cuenta que Microsoft está compitiendo en demasiados mercados. En servicios de escritorio y/o empresariales con IBM, Apple y Oracle; en consumibles electrónicos y entretenimiento con Apple, Sony y RIM; en servicios web con Google, Time-Warner y la misma Yahoo! Si bien Steve Ballmer ha demostrado su capacidad de liderazgo y toma de decisiones cuando se trata de ser competitivo, también es necesario señalar que su forma de trabajar, fuertemente dirigida a centralizar todo el poder de decisión de la compañía, puede convertirse en uno de sus mayores problemas, pues está dividiendo sus fuerzas en varios frentes.

El fin de semana la Junta de Directores de Yahoo! decidió rechazar la oferta de Microsoft, afirmando que su compañía vale más de lo que esa compañía está ofreciendo. Aún cuando se rumora que existen negociaciones en las que se estudia la posibilidad de fusionarse con AOL o llegar a un trato de outsourcing con Google, es necesario señalar que una cuidada filtración surgida de Yahoo! apunta a los 40 dólares por acción como un precio que estarían dispuestos a escuchar. Microsoft ha desechado ese precio como una exageración y ha contratado los servicios de Innisfree, una firma dedicada a servicios proxy, la cual sería la encargada de trabajar contra la junta de directores de Yahoo! desde el seno de sus accionistas, lo que indica claramente que en Redmond están dispuestos a escalar la hostilidad de su intento de adquisición.

La gran mayoría de los analistas especializados ve la negativa de Yahoo! como una táctica dilatoria, encaminada a tratar de buscar socios y/o inversionistas que les permitan sobrevivir de manera independiente o, de no conseguirlos, presionar a Microsoft para que eleve su oferta a unos 35 o 36 dólares por acción. Pase lo que pase, el asunto no se resolverá en pocos días, pero es poco probable que se prolongue por más de unas cuantas semanas. Curiosamente, de concretarse el trato y con Microsoft tomando control absoluto de Yahoo!, la empresa más beneficiada será Google, quien encontrará a toda su competencia reunida en un solo frente y atascada por al menos un año sin poder realizar movimientos bruscos en su estrategia comercial.

En fin, solo resta esperar para ver en que resulta esta situación, con la esperanza de que cuando todo se resuelva el mayor beneficiario sea el usuario final.

Este texto fue realizado con información recopilada de diferentes sitios de noticias y análisis, especialmente All things D, SilliconValley.com, ZDNet, y The Alley Insider.
Se produjo un error en este gadget.