jueves, febrero 7

¿Adiós a la vasectomía?

Para muchos, o mejor dicho muchas, el control remoto es el mejor amigo del hombre. Y esto puede probar ser cierto si el nuevo procedimiento de control natal desarrollado en la Universidad de Adelaide, en Australia, es exitoso. Sin duda una de las palabras más temidas por cualquier hombre es "Vasectomía". Calma, respiren hondo y profundo, es solo una palabra.

La vasectomía es una cirugía que consiste en cortar o bloquear el vas deferens (de ahí el nombre de la operación) o conducto deferencial, que es el ducto por el cual los espermatozoides viajan de los testículos al pene para impedir que estos puedan salir del cuerpo evitando así la posibilidad de provocar un embarazo. En la gran mayoría de los casos se trata de un procedimiento irreversible.

El sistema que está desarrollando el equipo de médicos y científicos australianos podría convertir a la vasectomía en una cosa del pasado. Consiste en insertar en la vasa deferentia una válvula microscópica, la cual es flexible y se ajustaría para bloquear completamente el conducto. La inserción no requiere cirugía, pues se realiza mediante una jeringa hipodérmica, y el proceso puede revertirse si es que el hombre cambia de parecer y decide que desea nuevamente ser capaz de procrear. Al tratarse de una válvula, existe la posibilidad de abrirla o cerrarla utilizando un control remoto que funciona mediante ondas de radio.

Obviamente el reabrir la válvula es un proceso que solo sería viable durante un cierto periodo de tiempo, antes de que la válvula se llene de proteínas o tejidos y sea literalmente absorbida por el organismo. Pueden leer una nota sobre el funcionamiento de esta válvula en The New Scientist (en inglés).
Se produjo un error en este gadget.