sábado, enero 19

Reliquias del pasado

El pasado martes 16 de enero fue presentado al público el contenido de una "cápsula del tiempo" hallada en octubre pasado durante las obras de restauración de la Catedral Metropolitana. Colocada dentro de una esfera de cantera en la cumbre de la torre oriente de la Catedral, esta cápsula data del siglo XVIII y contenía varias reliquias en su interior. La cápsula en cuestión era una pequeña (15.5 x 8.2 cm) caja de plomo. La caja estaba sellada con soldadura de plomo y dentro de ella había 23 monedas conmemorativas, cinco monedas de plata, 11 medallas religiosas, cinco grabados, un dibujo, un relicario, una pieza de cera de Agnus (un óvalo de cera que se fabricaba en el Vaticano y se enviaba a todas las diócesis del mundo como símbolo de protección), cinco cruces de palma y un pergamino. El pergamino detalla el contenido de la caja y revela la fecha en que la caja fue depositada en su lugar: 14 de mayo de 1791.

Además, el pergamino revela la existencia de una caja similar en la torre poniente, misma que será extraída en cuanto las obras de restauración lleguen a esa zona de la catedral, lo que podría llevar varios meses. La caja tiene escrito en la base el nombre de José Damián Ortiz de Castro, arquitecto responsable del diseño y construcción de las torres, en tanto que en la parte superior aparece el nombre de Tibursio Cano, maestro cantero encargado de realizar los remates de las cúspides. Autoridades del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) han manifestado interés en reemplazar la cápsula con una nueva, en la cual se incluirían materiales y piezas representativas de nuestra época.

Existe poco material gráfico relacionado con este hallazgo, al menos en los medios nacionales, pero encontré un video (en inglés) en la página de National Geographic de una nota atribuída a la agencia AP. Aquí están las notas de Milenio, y El Universal.
Se produjo un error en este gadget.