viernes, enero 18

DVDs de alta definición

Hace un par de meses fui partícipe en un foro de una discusión sobre los nuevos formatos de discos de video de alta definición, Blu-ray y HD-DVD, y recuerdo que tenía la intención de tomar parte de lo que ahí escribí para elaborar un post sobre el tema. No recuerdo porque, pero el caso es que nunca lo hice. Sin embargo, algunas noticias aparecidas los últimos días me hacen pensar que es buen momento para dedicarle unas líneas al tema.

Desde hace aproximadamente año y medio están disponibles en el mercado dos formatos de DVD de alta definición, los ya mencionados Blu-ray y HD-DVD. Ninguno de ellos es compatible con los reproductores convencionales de DVD estándar, porque ambos son leídos por un laser azul violaceo en lugar del tradicional laser rojo usado en CDs y DVDs. A grandes rasgos considero que la información básica para entender las diferencias entre ambos formatos y el actual estado de su "guerra" es la siguiente:
  • Blu-ray tiene más capacidad de almacenamiento, 25 GB por capa contra 15 GB por capa del HD-DVD.
  • HD-DVD ofrece costos de producción más bajos e incluso existe la posibilidad de crear discos compatibles con el formato utilizando DVDs tradicionales, con 4.7 GB de capacidad por capa.
  • A la fecha existen más de 450 películas en Blu-ray y 400+ en HD-DVD.
  • Los reproductores de HD-DVD son más baratos que los de Blu-ray.
  • Hace un año hubo reportes de que Sony no pensaba dar apoyo y soporte técnico a los productores de filmes para adultos para que estos pudiesen ofrecer sus películas en Blu-ray, lo que se pensaba inclinaría la balanza a favor del HD-DVD del mismo modo que lo hizo a favor del VHS en los 80s.
  • Aparentemente los productores de porno se han dado cuenta que ya no tienen la misma influencia de antaño y se mantendrán al margen de la guerra de formatos.
  • A finales del año pasado, Blockbuster y Target, dos de los más importantes distribuidores de películas en los EU, anunciaron que distribuirán exclusivamente discos en formato Blu-ray.
  • El Playstation 3 cuenta con un lector Blu-ray integrado, el cual sirve tanto para sus juegos como para reproducir películas.
  • El X-Box 360 puede usar un reproductor externo para discos HD-DVD.
  • Blu-ray tiene el apoyo de Apple, Dell, Sony, BMG, 20th Century Fox, Disney, MGM y Lionsgate.
  • HD-DVD es apoyado por Microsoft, HP, NEC, Toshiba, Intel, Universal, Paramount, Dreamworks y Nickelodeon.
  • Warner se había mantenido neutral, apoyando ambos formatos desde todas sus subsidiarias (HBO, New Line Cinema, Warner Music, etc.), pero la semana pasada anunció que en algunas semanas más dejará de producir discos HD-DVD.
  • Algunos analistas especulan sobre la posibilidad de que Universal y Paramount hagan lo mismo en los próximos meses, lo que podría inclinar la balanza hacia Blu-ray como el ganador de esta guerra de formatos.
  • Studio Canal, Discovery Channel, y varios estudios y productoras independientes aún se mantienen neutrales.
  • Durante el pasado CES, un ejecutivo de Microsoft respondió al anuncio de exclusividad de formato hecho por Warner afirmando que ellos no tendrían ningún inconveniente en desarrollar un reproductor externo de Blu-ray para el X-Box 360 si el mercado llegase a requerir su existencia.
Personalmente creo que, dado el enorme gasto realizado a la fecha en ambos formatos por las compañías involucradas, no sería extraño verlos conviviendo en las tiendas por algunos años, aún si se llega a dar un desequilibrio en el mercado, como parece que sucederá a favor del Blu-ray, pues una cosa es convertirse en el formato más común y/o popular y otra muy diferente ser el estándar de la industria. El principal problema que enfrentan ambos formatos es el hecho de que en un televisor común la diferencia entre un DVD común y uno de alta definición es imperceptible, y aún a pesar de que cada vez son más populares las pantallas de alta definición, muy difícilmente podrán convencer al público de renovar su videoteca, pues nadie estará dispuesto a gastar para actualizar su colección.

Tal vez sería hora de tomarle la palabra a las productoras sobre que lo que ellos vendfen es el contenido y no el medio -argumento utilizado para justificar los precios de las descargas digitales y los candados incluidos en ellas- y exigir que ellos se encarguen de reemplazar los discos. Si ya compré la película, no debiera estar obligado a hacerlo de nuevo, ¿o si? ¿Por qué no iniciar un programa de intercambio, donde el consumidor pueda entregar sus viejos DVDs y recibir a cambio Blu-rays o HD-DVDs, pagando únicamente el costo del disco en vez de el costo comercial de la película?

Creo que todos conocemos la respuesta, pero me parece que es algo sobre lo cual vale la pena pensar.
Se produjo un error en este gadget.