martes, noviembre 13

The Last Starfighter

The Last Starfighter es una película de ciencia ficción y aventuras estrenada en 1984 que narra las aventuras de Alex Rogan, un adolescente que vive con su hermano menor y su madre en un trailer park (una especie de vecindario integrado por casas móviles estacionadas) y cuya vida ha estado siempre llena de desencantos y frustraciones. Su único escape es una máquina de videojuegos llamada Starfighter (Guerrero Estelar) que es una especie de simulador de vuelo para un caza de combate espacial donde el jugador forma parte de las fuerzas defensoras de una civilización extraterrestre que es amenazada por la armada espacial de un tirano. Una noche en que Alex se siente especialmente frustrado y se está desahogando en el juego, consigue llegar hasta el final del mismo, destruyendo la nave insignia de la armada enemiga. Esa noche Alex recibe la visita de un extraño hombre de caracter afable que le explica que él creo la máquina de juego como un sistema de reclutamiento. Antes de que Alex pueda protestar, el auto del forastero se convierte en una nave espacial que lo lleva a otra galaxia con la intención de que se integre a las fuerzas defensoras que creía pura ficción.


Al final de la película, en los créditos, hay un anuncio del próximo lanzamiento del videojuego de la película, el cual habría de ser producido por Atari. Ese juego nunca llegó al mercado. El juego era muy complejo para su tiempo, y la máquina destinada a las salas de juegos hubiese tenido un costo que los ejecutivos de Atari juzgaron demasiado alto, así que se canceló la comercialización del mismo. La versión que habría sido lanzada para jugarse en la consola doméstica Atari 5200 también se canceló, y tiempo después fue modificada y vendida bajo el título Star Raiders 2. Ahora, a más de 20 años del estreno de la película, finalmente existe una versión doméstica del videojuego.

Rogue Synapse, un estudio dedicado al diseño y desarrollo de videojuegos, ha dedicado casi tres años a recrear el juego tal y como aparece en la película, y lo ofrece como una descarga gratuita desde su sitio en una versión para jugarse en PC. Se trata de una labor de amor, realizada sin fines de lucro, o como lo llaman en el sitio, fanware y freeware, por lo que lo único que la compañía pide a quienes deseen pagar de algún modo es que compren la película original en alguna de sus versiones disponibles en DVD o HD-DVD. En un proyecto relacionado, RS está intentando reconstruir el gabinete para el juego como el que aparece en la película. No he tenido oportunidad de checar el juego debido a que en casa utilizo Linux y por ahora el juego solo está disponible para Windows, pero apuesto a que debe ser una experiencia retro-divertida.

Si alguien descarga el juego y quiere compartir su opinión, tenemos una sección de comentarios a la que le vendría bien sacudirle un poco las telarañas.
Se produjo un error en este gadget.