martes, abril 3

Chococristo vetado en Nueva York

El artista canadiense Cosimo Cavallaro se ha caracterizado por hacer uso de elementos poco usuales cuando monta sus obras, y los alimentos siempre han sido uno de sus materiales favoritos, pero tal vez nunca se imagino que fuese a causar tanto revuelo como en los últimos días.

La Galería Lab, ubicada en el lobby del Hotel Roger Smith de Manhattan, pensaba exhibir una pieza de Cavallaro esculpida en el 2005. La obra, conocida como "My Sweet Lord" ("Mi Dulce Señor" -- aunque en el sitio del artista conste como título "I Did it Daddy" es decir "Lo hice, Papi"), representa un hombre desnudo en posición de estar crucificado en una cruz invisible. La pieza mide 1.80 metros y está hecha de casi 100 kilos de chocolate.



Cuando se fue conociendo la intención de la galería de exhibir la escultura durante toda esta semana, diversos grupos católicos y cristianos iniciaron una serie de quejas y protestas, inundando a la galería y el hotel con llamadas e e-mails para hacerles saber su postura. De acuerdo con Matt Seimler, director artístico de la galería, hubo incluso amenazas de muerte para el artista en caso de que se siguiera adelante con la exhibición.

El viernes por la tarde la administración del hotel anunció la cancelación de la exhibición. La escultura sería presentada el día de ayer y estaría en exhibición hasta el domingo. De acuerdo con algunos de los líderes religiosos que encabezaron las protestas, la exhibición resultaba una afrenta y un insulto para todos los cristianos del mundo, más aún por decidir hacerla durante la Semana Santa. Seimler dijo que la obra fue víctima de "presiones de personas que no han visto la exhibición, no han visto lo que estamos haciendo... Llegaron a conclusiones completamente contrarias a nuestras intenciones''. Seimler concluyó diciendo que "En esta situación, el hotel no podía continuar dando su apoyo, debido al temor por su propia seguridad". Además, Seimler señaló que presentó su renuncia a la dirección de la galería.

Lo que no me queda del todo claro es que fue lo que ofendió a los devotos. El Cardenal Edward Egan afirmó que se trataba de una "representación nauseabunda". Si era porque representa a un hombre desnudo, espero que el Cardenal no visite el Vaticano o algún museo europeo próximamente, porque puede que haya más de una pieza o pintura que pudiera inducirlo al vómito o algo peor. Si es porque se trate de una obra hecha con chocolate, no entiendo porque nunca se ha quejado por las "milagrosas" apariciones de vírgenes y santos en piezas de pan o platos servidos alrededor de todo el mundo. O tal vez sea porque Cavallaro no tuvo la sensibilidad, sentido común y buen gusto de utilizar chocolate blanco. No lo sé.

A mi me parece más bien una obra curiosa. Y no sé si esté bien asumir que se trate de una representación de Jesucristo. La escultura representa a un hombre calvo, quien tampoco porta la corona de espinas ni presenta las laceraciones de los azotes en la espalda o la herida en el costado. A fin de cuentas creo que se trata simplemente de una muestra más de la cerrazón e intolerancia de algunos miembros de la comunidad religiosa, y más aún tratándose de una religión basada en el perdón, la piedad y la idea de "poner la otra mejilla".

Que triste.

Más información en la nota de la AP reproducida en El País y en Tiempos del Mundo, o bien, en Yahoo! Noticias.
Se produjo un error en este gadget.