jueves, marzo 8

Windows Vista: ¿el último OS de Microsoft?

Hacía mucho tiempo que no le dedicaba un post a Microsoft, incluso tomando en cuenta el reciente lanzamiento de nuevos productos, como el Internet Explorer 7, Office 2007, o su nuevo y flamante sistema operativo, Windows Vista. Así que creo que es momento de dedicarle unas líneas al mencionado OS y aprovechar para darle salida a varias anotaciones y recortes relacionados al tema que he ido acumulando.

Tal vez lo que más fue criticado de este sistema operativo fueron los constantes retrasos en su desarrollo y eventual lanzamiento. Originalmente conocido con el nombre código Windows Longhorn, el sistema fue anunciado en el 2001, poco después del lanzamiento de Windows XP. Microsoft pretendía que el nuevo sistema innovase en muchos frentes distintos y se empezó a jugar con la idea de cambiar el lenguaje código para programar el sistema, se habló de cambiar el sistema de administración de archivos y carpetas desde cero, y de desarrollar una nueva interfase tridimensional para facilitar al usuario la navegación dentro de su equipo. Y no todo resultó como esperaban.

Tras algunos traspiés, la compañía decidió bajar un poco sus expectativas y desarrollar un sistema menos ambicioso. Así que en 2004 lanzaron el Service Pack 2 para Windows XP y reestructuraron el trabajo en el nuevo sistema operativo, haciendo público el nombre oficial de Windows Vista. Se siguió trabajando y se anunció el lanzamiento para el último trimestre del 2006, pero los problemas de seguridad y fallas detectadas en las versiones beta previas al lanzamiento retrasaron otra vez el mismo. Ese último retraso fue quizás el más criticado. Empresas especializadas anticipaban ventas por debajo de las expectativas de la empresa y algunas encuestas indicaban que hasta un 80% de los entrevistados esperarían al menos 12 meses después del lanzamiento antes de decidir si actualizaban o no.

En las últimas semanas algunos sitios de noticias como SiliconValley.com o Information Weekly, han presentado reportes de agencias gubernamentales tanto norteamericanas como de otras partes del mundo considerando la posibilidad de migrar sus sistemas a Linux, principalmente debido al alto costo de los productos de Microsoft y a los problemas de compatibilidad que podrían experimentar en caso de no realizar una actualización completa en todos sus sistemas. En Japón, por ejemplo, el Ministerio de Economía, Comercio e Industria está evaluando los posibles beneficios de decidirse por Linux y utilizar software Open Source cuando actualicen los más de 400,000 equipos instalados en escuelas públicas, los cuales actualmente corren en Windows 98 o ME. De darse la decisión en ese sentido sería un duro golpe para Microsoft.

No es la primera vez que el gigante informático ha enfrentado la posibilidad de perder clientes y contratos de mantenimiento, pero tal vez se trate de la ocasión donde las posibilidades de más gente migrando a sistemas diferentes sea mayor. Si bien Linux todavía no ofrece un entorno suficientemente amigable para el usuario promedio, es un hecho que cada vez resulta más fácil encontrar soporte y versiones adecuadas a diferentes necesidades. Y tomando en cuenta los costos de desarrollar un sistema como Windows Vista, una reacción de rechazo entre los consumidores podría representar el fin de el desarrollo de grandes sistemas operativos completos a favor de actualizaciones y una escalada parcial en las capacidades del software.

De acuerdo con Bussiness Week, la división de desarrollo que trabajó los últimos cinco años en el desarrollo de Vista está compuesta por unos 10,000 empleados. Si multiplicamos eso por el promedio salarial estimado para esos empleados de US$200,000 anuales, el costo tan solo de la nómina durante el desarrollo del OS ascendería a unos 10,000 millones de dólares. Lo que me lleva a pensar que las licencias de Microsoft no sean tan caras después de todo. Las especulaciones empezaron hace varias semanas alimentadas primariamente por la ausencia de algún anuncio sobre cual sería el siguiente OS de la empresa y cuando estaría disponible, tal y como se han hecho después de los lanzamientos de las versiones anteriores.

Solo el tiempo dirá si Microsoft está dispuesto a pasar otra vez por un proceso de desarrollo tan complejo y accidentado como el que tuvo Vista. De un modo u otro, seguramente la compañía mostrará una nueva cara en el futuro, toda vez que Bill Gates piensa desligarse por completo de su compañía el próximo año para dedicarse de lleno a sus actividades filantrópicas.

Se produjo un error en este gadget.