miércoles, febrero 14

San Valentín pagano

Warren Ellis envió a su lista de correo el siguiente mensaje (mismo que también puso en su blog):
"Always remember: Valentine's Day is a Christian corruption of a pagan festival involving werewolves, blood and fucking. So wish people a happy Horny Werewolf Day and see what happens."
Que vendría siendo algo así como:
"Recuerdenlo siempre: el Día de San Valentín es una corrupción cristiana de una festividad pagana que involucra hombres lobo, sangre y sexo. Así que deseen a la gente un Feliz Día del Lobo Querendón y veamos que pasa".
Para los que no lo saben, creo que se refiere a la celebración de las Lupercales o Lupercalia, festividad que se celebraba el 15 de febrero en la antigua Roma. La palabra Lupercalia deriva de lupus, lobo, pues la festividad esté conectada con la loba que amamantó a Rómulo y Remo. La celebración empezaba con un grupo de sacerdotes que se reunían en la lupercal, una cueva localizada al pie de la Colina Palatina y donde supuestamente fueron amamantados los gemelos.

Los sacerdotes ofrecían una cabra en sacrificio y uncían con su sangre la frente de algunos jóvenes varones, llamados lupercii, con ella. Otros sacerdotes limpiaban la sangre de sus frentes con leche mientras los jóvenes reían. Entonces los jóvenes retiraban la piel de la cabra sacrificada y la cortaban en tiras que amarraban alrededor de sus desnudas cinturas. Luego se emborrachaban y salían a corretear desnudos por las calles de la ciudad, golpeando a quienes se cruzaban con ellos con las tiras de piel. Muchas mujeres de rango salían a propósito para ofrecer sus manos para que las golpeasen, pues existía la creencia de que eso ayudaría a las mujeres sin hijos a quedar embarazadas y a las embarazadas a dar a luz satisfactoriamente.

Durante algunos siglos la iglesia católica intentó sustituir la celebración de la Lupercalia con la Candelaria (que se celebraba el 14 de febrero y siglos más tarde se cambió al 2 del mismo mes), hasta que el año 496 el Papa Gelasio I decretó el 14 de febrero como la fecha para la celebración del banquete de San Valentín. La identidad del santo en cuestión no es del todo clara, pero de acuerdo con la Enciclopedia Católica pudiese ser uno de tres mártires que vivieron a finales del siglo III, durante el reinado del Emperador Claudio II. Durante la Edad Media se crearon varias leyendas en torno a la figura del "patrono de los enamorados". Cuenta una historia que San Valentín casó en secreto a varias parejas aún pese a que el Emperador lo había prohibido. Otra historia cuenta que fue ejecutado un 14 de febrero tras negarse a renunciar al cristianismo, y que la víspera de su ejecución le escribió una carta de amor a la hija de su carcelero, la cual firmo como "tu Valentín".

La celebración debe haber llegado a Norteamérica en el siglo XIX a través de inmigrantes británicos. Las tarjetas dedicadas a este día son conocidas como valentines en las islas británicas y en los EEUU, y la primera vez que se vendieron tarjetas producidas en serie fue en 1847, cuando Esther Howland, de Worcester, Massachusetts, hizo el primer tiraje inspirada por una tarjeta inglesa que recibió. A mediados del siglo XX el intercambio de tarjetas se extendió para incluir toda clase de regalos, habitualmente de hombre a mujer y entre los que tradicionalmente predominan los chocolates y rosas. Eventualmente esta costumbre consumista se extendió a México y otras partes de América Latina.

En 1969 la fiesta de San Valentín fue borrada del calendario eclesiástico como parte de un esfuerzo de las autoridades católicas por eliminar a todos los santos de origen legendario o poco claro, aunque para entonces la celebración ya estaba muy arraigada en la cultura popular de diferentes partes del mundo e incluso hay iglesias y parroquias que aún celebran la fiesta pese a que la Iglesia Católica identifica la fecha como dedicada únicamente a San Cirilo y San Metodio. En 1349 unos 2000 judíos fueron linchados por grupos de cristianos en las calles de Estrasburgo. Los linchamientos fueron dirigidos por aristócratas cristianos que tenían grandes deudas con prestamistas judíos, quienes aprovecharon el hecho de que los usureros fueran considerados como pecadores para incitar a las masas en contra de los judíos, a quienes además acusaban de haber envenado los pozos de agua de la ciudad provocando así la epidemia de la Peste Bubónica. Nada como un poco de amor cristiano para celebrar a San Valentín, ¿verdad?

En fin, después de todo este rollo creo que solo me resta desearles un
¡Felíz Día del Lobo Querendón!
Se produjo un error en este gadget.