miércoles, enero 24

¿El fin de las modelos talla cero?

La industria de la moda ha favorecido durante algún tiempo a modelos superdelgadas, frecuentemente víctimas de anorexia o bulimia, aunque eventos recientes permiten tener esperanzas de que ello pueda terminar.

Luego del fallecimiento en agosto pasado de la modelo uruguaya de 22 años Luisel Ramos por complicaciones cardiacas relacionadas a la anorexia, los organizadores de la Semana de la Moda de Madrid prohibieron la participación en el evento a modelos con un índice de masa corporal inferior a 18 Kg/m2.

Hace un par de meses el programa británico de concurso/reality Make Me A Supermodel, que es algo así como la versión europea de America's Next Top Model, celebró la final de su segunda temporada. En la rama femenil, las finalistas fueron la británica Jen Hunter, de 24 años, y la sueca Marianne Berglund, de 18; la competencia provocó un acalorado debate entre la audiencia del programa.

El debate se dió luego de que Hunter, quien pesa 70 kilos y es talla 12, fuera reprendida y criticada por los jueces del concurso, incluyendo a la supermodelo Rachel Hunter y a la directora de Select Model Management, la agencia de modelaje patrocinadora del programa, Tandy Anderson. La acusaron de no tener el valor para asumir seriamente un programa de dietas y ejercicio para bajar de peso.

En cambio Berglund, quien pesa poco menos de 50 kilos, fue elogiada por los jueces, quienes afirmaron que tenía un cuerpo "sensacional" para modelar, pese a tener un índice de masa corporal de solo 16.1 kg/m2 (en los adultos se considera saludable entre 18 y 25 Kg/m2).

Durante el último programa ambas aspirantes utilizaron el mismo modelo de traje de baño, un traje dorado de una sola pieza de material elástico. En la imagen se puede apreciar la diferencia entre ambas modelos usando el mismo traje. Tras la votación del público Berglund fue eliminada y Hunter ganó en la categoría femenil pero quedó tercera en la disputa por un contrato de modelaje, el cual quedó en manos de uno de los participantes masculinos.

Tal vez los días de las modelos esqueléticas estén contados, y pronto sea posible ver a mujeres con cuerpos normales en la publicidad que nos rodea.
Se produjo un error en este gadget.