domingo, diciembre 24

¡Feliz Festivus!

Ayer fue 23 de diciembre y por lo tanto se celebró el Festivus. Lamentablemente no pude postear esto ayer pero lo dejo a su consideración por si alguien desea adoptar la celebración el próximo año.

Festivus surgió como una forma de protesta ante el creciente consumismo que genera la explotación comercial de "la otra" festividad decembrina, la Navidad. Su celebración involucra tres elementos principales:
  • El poste de Festivus. Un tubo de aluminio sin adorno alguno se coloca erguido como contraparte a los decorados árboles de Navidad, evitando además que tanto adorno distraiga la atención de los presentes.
  • La Exposición de Molestias. Durante la cena de Festivus cada integrante de la celebración expone ante sus amigos y familiares todas las ocasiones en que se ha sentido decepcionado por ellos durante el año.
  • Las Pruebas de Fuerza. La cabeza de la familia pone a prueba su fuerza contra la de la persona de su elección. Festivus no se considera completo hasta que la cabeza de la familia sea derrotada. Los participantes tienen permitido declinar el reto siempre y cuando tengan algo mejor que hacer.
El sitio de información sobre Festivus ofrece también una forma para preparar la Exposición de Molestias y una tarjeta para formalizar el reto para las Pruebas de Fuerza.

Festivus fue creado en un episodio de la popular serie de comedia Seinfeld titulado The Strike ("La Huelga"), el cual fue emitido por primera vez el 18 de diciembre de 1997. Pueden leer (en inglés) el guión de ese episodio aquí. O pueden ver este video armado con extractos del mismo.



En años recientes la celebración se ha vuelto popular sobre todo entre estudiantes universitarios de varias ciudades de los Estados Unidos, y este año ha causado especial interés debido a varios incidentes en aquel país que parecen encaminar a una "esterilización" de la celebración de la Navidad. En varias escuelas y más notoriamente en el aeropuerto de Seattle se tuvieron que retirar varios adornos navideños, principalmente efigies de Santa Claus y árboles de navidad.


En el caso de las escuelas se debió a protestas de padres de familia cuya religión es diferente a la católica/cristiana/protestante quienes sentían que se violaban sus derechos al utilizar el espacio público de las escuelas para celebrar una fiesta de origen religioso. En el caso del aeropuerto, un rabino amenazó con demandar a las autoridades si no se colocaba una menorah gigante junto al árbol y se realizaba una ceremonia de encendido. Las autoridades del aeropuerto consideraron que no habría tiempo para cumplir con las demandas del rabino y que aún de hacerlo probablemente enfrentarían quejas de otros grupos religiosos, así que optaron por retirar el árbol de ocho metros que adornaba la entrada del aeropuerto. El árbol fue colocado de vuelta en su lugar después de que el rabino declarara que no iría a la corte.

Personalmente no comparto las creencias que dan origen a la fiesta, pero me agrada el ambiente de convivencia que se da cada fin de año aún con la excesiva explotación comercial de la Navidad, y por ello me parece ridículo que se den esa clase de actitudes cerradas e intolerantes. De cualquier modo no es como si los elementos tradicionales de la celebración tuvieran un origen único y exclusivo basado en el catolicismo.


La comunidad del internet, como siempre, lo ha tomado un tanto a broma. No creerían la cantidad de sitios donde he leído la siguiente felicitación. "Que el Monstruo de Espaguetti Volador ilumine con su fideiforme gracia este solsticio de invierno", la cual me parece una divertida forma de desear felices fiestas sin caer en implicaciones religiosas, al mismo tiempo que critica y se burla de algunas de las más recalcitrantes.

Para entender un poco más sobre el origen de algunas de estas y otras tradiciones, les recomiendo visiten Sacred Scrolls, donde Rodrigo dedicó uno de sus doce posts navideños al tema.

Y como no creo publicar nada el día de mañana, aprovecho para desearles una Feliz Navidad, un placentero solsticio invernal, un Feliz Kwanza, un iluminado Hanukkah, un Feliz Festivus o cualquier otra celebración que utilicen como pretexto para disfrutar del receso de fin de año en compañía de sus seres queridos.

Eso.
Se produjo un error en este gadget.