martes, julio 26

La siguiente Gran Idea

Una conversación típica estos días:

"... resulta que a un par de chavos se le ocurrió una idea novedosa cuando estaban en la universidad , la desarrollaron en sus ratos libres en su cochera, y ahora son empresarios multimillonarios y dueños de la empresa 'X' ".

Es posible insertar en lugar la misteriosa 'X' palabras como Hewelt-Packart, IBM, Microsoft, Apple, Yahoo!, Google, Macromedia, Nokia y muchas, muchas más. Al parecer, a los ojos del grueso de la gente para pasar de estudiante universitario a empresario millonario solo hacen falta un poco de tiempo libre y un garage.

Esta pequeña historia parece que está penetrando cada vez más en el inconsciente colectivo y, cada vez suena más como una leyenda urbana, si no por el misterio y la falta de detalles concretos sinopor la absurda simplificación que sufre cada vez que alguien la relata.

Seamos realistas: crear una idea, servicio o producto innovador o al menos popular no es algo que -por lo general- pase de la noche a la mañana por un repentino golpe de inspiración. El proceso creativo (sobre todo si hablamos de innovaciones técnicas) es por lo general lento, difícil e involucra mucho, mucho trabajo en labores de desarrollo, investigación, pruebas, ensayos y correcciones, por no mencionar que hay que enfrentarse a críticas (buenas y malas), burlas, dificultades técnicas, económicas, de tiempo y recursos que solo una voluntad sólida puede sobrellevar.

El producto final de un proceso creativo es el resultado del trabajo duro y de la tenacidad del creador, pero el público solo ve el resultado, no el trabajo detrás de éste.

Las historias de 'la siguiente Gran Idea" deberían utilizarse para inspirar a las personas a ser creativos y a desarrollar y explorar conceptos novedosas o a ver las cosas diarias de una manera radicalmente diferente, cuando por lo general lo que pasa es que tienen mayor ratting entre la llamada comunidad de 'emprendedores' (o 'entrepreneurs'), muchos de los cuales son 'idiotas excelentes' que quieren éxito, fama y fortuna creando aquello que 'no se le ha ocurrido a nadie hacer todavía' inviertiendo lo minimo posible en el proyecto y tratando de recuperar su inversión el primer día.

Deberíamos pensar que por cada idea brillante otras veinte acabaron en el basurero, y por lo menos 15 se quedaron en el restirador. Ciertamente ser innovador es una cuestión de inteligencia y creatividad, pero siempre será también una cuestión de constancia.
Se produjo un error en este gadget.