martes, 12 de abril de 2005

Ella es mi cafeína


Ella es mi cafeína, la razón para despertarme cada día.
Un día sin verla no sabe igual, y se vuelve brumoso.
Estar sin ella es peor que la peor tortura imaginable
Ella es mi cafeína, quien alimenta el alma: amada mía.