lunes, 11 de octubre de 2004

Una respuesta...

Los sentimientos no se reciclan. Son un recurso no renovable y por eso hay que cuidarlos mucho.