lunes, agosto 4

Los Piratas del Caribe

Los Piratas del Caribe:
La Maldición de la Perla Negra

Director: Gore Verbinski
Elenco: Johnny Depp, Geoffrey Rush, Orlando Bloom, Keira Knightley y Jonathan Price
Guión: Ted Elliott y Terry Rossio
Efectos Especiales: Industrial Light and Magic
Música: Hans Zimmer

Basada en el espectáculo de Disney World, Los Piratas del Caribe es una excelente película de aventuras. Piratas, fantasmas, una maldición, tesoros escondidos, romance, y un misterioso medallón son los ingredientes principales de esta cinta. La Perla Negra es una mítica embarcación pirata, alrededor de la cual circulan numerosas leyendas. De acuerdo a las historias, La Perla está ocupada por una tripulación embrujada, compuesta de fantasmas y seres no vivos. Pero el barco es real, o al menos eso es lo que pueden atestiguar los sobrevivientes de los diferentes puertos que han sufrido las incursiones de la legendaria embarcación.

Johnny Depp encarna al infame capitán Jack Sparrow, un pirata famoso quien por alguna razón no tiene barco y busca a toda costa hacerse con uno para reunir una nueva tripulación y así perseguir a La Perla, por razones conocidas sólo para él, aun cuando precisamente su razón sea motivo de cuestionamiento para todos. Otro extraño personaje para el currículum de Depp, quien parece tener un gusto particular por encarnar papeles singularmente diferentes. Las excentricidades del personaje son uno de los elementos más importantes en la trama, ya que sus ocurrencias dotan a la historia de giros inesperados durante toda la película.

Orlando Bloom es Will Turner, un joven herrero quien de niño fue rescatado de las ruinas de un barco en altamar por el Dauntless, una nave perteneciente a la Marina Real Británica y llevado a vivir a Port Royal, en Jamaica. Keira Knightley es Elizabeth Swann, hija del gobernador de Port Royale (encarnado por Jonathan Price), y fue ella quien descubrió al pequeño Will durante su viaje al Nuevo Mundo. Por su parte Geoffrey Rush es el despiadado capitán Barbosa, comandante de La Perla Negra.

La película combina adecuadamente elementos de acción, fantasía, aventuras, romance y comedia. El guión es muy balanceado y nos va revelando poco a poco la personalidad de los protagonistas sin tener que recurrir a flashbacks ni a escenas donde veamos a dos personajes platicando sobre su pasado. El trabajo de efectos especiales es muy destacado, brindándonos una extraordinaria visión de la espectral tripulación de la Perla Negra. Las secuencias de acción son simplemente espectaculares, todas ellas claras y entretenidas. Los duelos de esgrima son simplemente excelentes. La historia de amor está muy bien manejada, integrada perfectamente dentro de la trama, evitando siempre caer en innecesarios empalagos.

Especial mención merece el trabajo de Gore Verbinski, quien en unos cuantos años ha logrado convertirse en uno de los directores más versátiles de Hollywood gracias a su trabajo en producciones de características completamente diferentes y todas ellas con una calidad sobresaliente. De la comedia clásica de Mouse Hunt (Un Ratoncito Duro de Cazar), plagada de homenajes a Oliver y Hardy, a la innovadora comedia romántica The Mexican (La Mexicana), para pasar al terror psicológico de The Ring (El Aro) y ahora transportándonos a un mundo lleno de aventuras con Los Piratas. Aún cuando por momentos pareciera abusar de las animaciones en las escenas con la tripulación fantasma, estas se encuentran adecuadamente espaciadas, evitando así que los efectos especiales tomen importancia de más, convirtiéndolos en una herramienta al servicio de su historia y no en protagonistas de la misma. También es de notarse la cantidad de pequeños homenajes que hace a otras películas, no sólo de piratas, sino también de terror, como Night of the Living Dead (La Noche de los Muertos Vivientes), o Evil Dead (Los Muertos Malvados). Viendo la película es evidente que todos los involucrados se divirtieron en grande durante su realización, y lo más importante es que logran contagiar al espectador de esa diversión.

Quizás los únicos elementos negativos de la película sean, uno, el hecho de que, pese a desarrollarse toda la acción en el Caribe, particularmente en Jamaica, hay una nula presencia de personajes de color, ni siquiera como esclavos –política de Disney, supongo-; y dos, el soundtrack, que aún cuando no es malo, es completamente genérico y olvidable, carente en lo absoluto de una personalidad propia. Obra, claro, de Hans “quiero ser como John Williams aunque sea para cobrar lo mismo” Zimmer. Sin embargo estas cuestiones son menores y no afectan de mayor manera al desarrollo de la historia.

En resumen, Los Piratas... es una excelente opción de entretenimiento para todas las edades. Habrá quien diga que es sólo una película dominguera. Quizás. No le va a cambiar la vida a nadie, pero lo menos que conseguirá será dejar a todos con una sonrisa en la cara. Ahora sólo espero que alguien más levante la mano y finalmente se decidan a adaptar la saga de Sandokan y los piratas de la Malasia y a hacer una versión decente de La Isla del Tesoro (pero sin viajes espaciales, por favor).
Se produjo un error en este gadget.